El Consejo Nacional Electoral se pronunció ante la decisión del Tribunal de Bogotá, afirmando que no era viable obligar a ningún candidato a asistir a un debate presidencial

Rodolfo Hernández, candidato a la Presidencia de Colombia, afirmó que está dispuesto a llevar a cabo el debate presidencial, el cual fue ordenado por el Tribunal de Bogotá, aunque afirmó que es una “vía de abuso descarado e inconstitucional”.

Asimismo, a través de una carta, especialmente dirigida al candidato Gustavo Petro, manifestó recientemente que estaba listo para el debate.

“Usted madrugó a decir que estaba listo ya para el debate, pero fiel a su estilo omitió precisar cómo, cuándo, dónde, con quiénes, para qué y mil detalles que se tienen que prever. Yo también estoy listo para debatir, como lo estoy desde hace más de 50 años, cuando decidí construir viviendas, generar empleos, pagar impuestos y no vivir como un burócrata de profesión”, indica la misiva.

Además, aseveró que si bien participará en el debate, el candidato por la Liga Gobernantes Anticorrupción considera que la forma en que se consiguió que se realizará es ilegal y que hacer uso de una herramienta tan importante como la tutela, para esto, es algo que “montaron sus amanuenses, debe hacerse en acatamiento al fallo de los magistrados que mayoritariamente decidieron que un derecho se convirtiera en una obligación de corte estalinista”.

No obstante, Hernández asistirá bajo ciertas condiciones, como la participación y el trabajo de Marelen Castillo (fórmula vicepresidencial), Érika Sánchez, representante a la Cámara electa por la Liga; Adriana Vargas, coordinadora voluntaria de la campaña; Luisa Olejua, encargada de comunicaciones; Óscar Hernández, abogado que atendió la tutela, y Carlos Lemus, coordinador de voluntarios.

También pidió que, por temas de seguridad, se haga en la ciudad de Bucaramanga y que se tengan en cuenta los siguientes temas:

  • Campaña sucia de desprestigio de contendores políticos.
  • Alianzas politiqueras de los candidatos.
  • Uso abusivo de recursos del presupuesto para las campañas.
  • Violación de los topes de gastos.
  • Fuentes de financiación oscuras de la campaña.
  • Contratación de “estrategas”, valores pagados, reputación y antecedentes de esos personajes.

De igual manera, el candidato afirmó que espera que las conductoras del debate sean Vicky Dávila, Darcy Quinn y Jessica de la Peña, así como tres hombres.

Hernández solicitó otras condiciones y le recordó al candidato que el debate se debe construir conjuntamente y que deben agilizar los principales puntos, con el fin de realizar este encuentro en menos de 12 horas.

Ante las solicitudes de Rodolfo Hernández, el candidato Gustavo Petro aceptó las condiciones del ingeniero. Sin embargo, él y algunos miembros de su campaña manifestaron que los delegados de la campaña de Hernández no asistieron a la reunión para organizar el debate.

En primera instancia, Alfonso Prada, jefe de debate del líder de la Colombia Humana, manifestó que ningún integrante de la campaña de Rodolfo Hernández asistió a la reunión convocada por ellos y por RTVC.

“No asistieron presencial ni virtualmente delegados de la campaña de Rodolfo Hernández a reunión que convocó campaña @petrogustavo en RTVC, para organizar el debate”, indicó Prada.

Además, agregó que “acatamos decisiones judiciales que además son útiles para los colombianos. Hernández no quiere el debate. Solo sillas vacías”.

Ante esta afirmación de Prada en sus redes sociales, el candidato Gustavo Petro citó el tuit y afirmó, “hemos cumplido el fallo de la tutela”, e indicó que “fuimos a la autoridad competente, hicimos solicitud de fecha del debate, como ordena el juez. Los delegados de Hernández no llegaron”.

Cabe mencionar que, el Consejo Nacional Electoral (CNE) se pronunció ante la decisión del Tribunal de Bogotá, afirmando que no era viable obligar a ningún candidato a asistir a un debate presidencial.

Con información de Semana.com