Uno de los ensayos de la vacuna de Oxford ha arrojado una efectividad del 90 % inoculando media dosis del medicamento, seguida de una dosis completa un mes después

La vacuna contra el coronavirus desarrollada por la Universidad de Oxford y el laboratorio AstraZeneca se venderá a precio de costo en países de bajos y medianos ingresos. Es decir, su distribución previa aprobación no perseguirá fines de lucro en ciertas regiones del mundo.

El director del Centro de Vacunas de Oxford, Andrew Pollard, afirmó este lunes que si el coronavirus mutara sería “relativamente rápido” desarrollar una nueva vacuna eficaz partiendo de las ya existentes.

“Creo que no será el caso pero, si dejaran de proteger, tanto para Moderna y Pfizer como para nosotros podría ser relativamente rápido”, afirmó el responsable del grupo de la Universidad de Oxford que ha colaborado con la farmacéutica AstraZeneca en la creación de una de las vacunas.

Según sus resultados preliminares, publicados hoy, su inyección ha demostrado una efectividad de entre el 62 % y el 90 %.

Pollard detalló que diseñar una solución efectiva contra una nueva mutación podría ser una “cuestión de días” en el laboratorio, si bien habría que volver a hacer ensayos y manufacturar un nuevo producto.