Vizcarra se pronunció sobre el trágico desenlace de la fiesta desarrollada el sábado en la noche en un local de Lima, violando las restricciones vigentes por la pandemia de COVID-19

El presidente peruano Martín Vizcarra pidió este lunes investigar la muerte de 13 personas, tras una estampida durante una acción policial en una fiesta prohibida en una discoteca de Lima.

“Exhortamos a las autoridades competentes a realizar una rigurosa investigación y las sanciones que correspondan a los responsables”, dijo Vizcarra sobre el trágico desenlace de la fiesta desarrollada el sábado en la noche en la discoteca, violando las restricciones vigentes por la pandemia de COVID-19.

La estampida se desató cuando la policía, alertada por vecinos, irrumpió en el local para poner fin a la fiesta.

“Hechos lamentables como los que ocurrieron el sábado no deben repetirse, es la vida la que está en juego y no podemos permitir que se ponga en riesgo de esta manera”, recalcó Vizcarra, sin aludir a la presunta responsabilidad de los policías en las muertes, como reclaman familiares de las víctimas. 

Los 13 cadáveres, 11 de los cuales dieron positivo al coronavirus según la fiscalía, debían ser entregados a sus familias este lunes, tras las necropsias en la morgue central de Lima.

Entre los fallecidos hay doce mujeres, cuyas edades fluctúan entre los 20 y los 30 años.

La entrega de los cuerpos se ha demorado por los protocolos especiales del estado de emergencia sanitario, que estipula un plazo de 36 horas después de la muerte para comenzar a determinar la causa del deceso. Este tiempo es para evitar que los forenses se infecten con el coronavirus al entrar en contacto con los cadáveres.

“Recuerden que esta necropsia tiene un tiempo”, dijo el médico Jorge Luis Vásquez, de la morgue limeña, al canal de televisión América.

Afuera de la morgue, los parientes esperaban desde temprano, entre resignados e indignados. “Me la mataron los policías y nadie me la va a devolver”, afirmó Raquel Osco, madre de una joven de 24 años que murió en la discoteca, al canal digital del diario La República.

El Ministerio del Interior anunció una investigación para verificar si la policía cumplió los procedimientos previstos en las intervenciones a locales públicos. La policía ha negado irregularidades.

La pareja dueña de la discoteca fue detenida, dijo la policía. Quince de los 23 detenidos que dieron positivo a coronavirus en pruebas de descarte, fueron trasladados al hospital de la Villa Panamericana.

La estampida en la discoteca Thomas Restobar, del populoso distrito de Los Olivos, al norte de Lima, la capital, se produjo cuando la policía irrumpió para poner fin a la fiesta, donde había 120 personas.