Este 13 de mayo se reactivarán las ventas por comercio electrónico, reabrirán los talleres de mecánica, repuestos, servicios técnicos y se permitirá la pesca industrial y la acuicultura

El gobierno panameño anunció este lunes una tímida reapertura de algunos sectores de su economía, en momentos en que el país presenta el mayor número en Centroamérica de muertos y afectados por la COVID-19.

“El primer bloque que vamos a estar aperturando y que inicia este miércoles 13 de mayo está conformado por las ventas al por menor” realizadas en operaciones de comercio electrónico, anunció el ministro de Comercio e Industrias de Panamá, Ramón Martínez. 

También reabrirán los talleres de mecánica, repuestos, servicios técnicos y se permitirá la pesca industrial y la acuicultura, añadió Martínez en una comparecencia pública.

El funcionario indicó, sin dar fechas, que en una segunda fase se permitirá la reactivación del sector de la construcción, la minería no metálica y la industria. Además, se podrán realizar cultos religiosos y actividades deportivas bajo ciertas condiciones de aislamiento social.

Posteriormente, se abriría el comercio al por menor y al por mayor, las ventas de autos, servicios profesionales y administrativos, hoteles, restaurantes y el transporte aéreo.

Sin embargo, es “difícil” pasar de una fase a otra, señaló en la rueda el representante de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Gerardo Alfaro. 

“Yo diría que mínimo un par de semanas es lo que yo esperaría dependiendo de la sensibilidad de los indicadores y de la respuesta de los ciudadanos”, agregó Alfaro. 

A pesar de esta tímida reapertura de la economía, en Panamá seguirán las medidas de cuarentena, mediante las cuales hombres y mujeres pueden salir dos horas diarias pero en días distintos. 

Hasta este lunes Panamá registraba 249 muertes y más de 8.600 contagios por el nuevo coronavirus, en los peores registros de un país centroamericano.

Las autoridades panameñas justifican las cifras debido al alto número de pruebas que se realizan en el país.

Según la ministra de Salud, Rosario Turner, mientras a nivel mundial el 7% de las personas que tienen la COVID-19 fallecen, en Panamá ese porcentaje de letalidad se reduce a 2,8%. Además, alegó que la mitad de las camas de hospitales están libres para atender nuevos casos.

Las medidas de cuarentena y distanciamiento social en Panamá “han sido favorables” para el reinicio gradual de la actividad económica, indicó Turner.