Comunicado: “aunque no hay preocupación sobre la seguridad en el ensayo clínico pediátrico”, Oxford ha decidido “esperar por información del MHRA”

La Universidad de Oxford ha detenido las pruebas que hace con su vacuna -desarrollada con AstraZeneca- en niños y adolescentes, hasta que la agencia reguladora del medicamento del Reino Unido (MHRA) proporcione más información sobre sus posibles efectos secundarios.

En un comunicado enviado a Efe, un portavoz de la universidad señaló que “aunque no hay preocupación sobre la seguridad en el ensayo clínico pediátrico”, Oxford ha decidido “esperar a (tener) información adicional del MHRA en su investigación de casos raros de trombosis antes de administrar más vacunas”.

Con información de EFE