Bruselas considera también que la UE debería continuar liderando la respuesta global, en particular a través del mecanismo COVAX para vacunas a países pobres

La Comisión Europa quiere anticiparse a futuras pandemias y para ello ha presentado este martes una serie de propuestas, incluido el objetivo de asegurar que la Unión Europea pueda producir entre 500 y 700 millones de dosis de vacunas al año.

La mitad de estas dosis deberían estar listas en los primeros 6 meses de una pandemia, según el Ejecutivo comunitario, que presentó una comunicación sobre las diez lecciones aprendidas en la crisis del covid-19.

No es una lista “exhaustiva”, sino que pretende dar una primera idea de las áreas en las que se debe trabajar, precisó en una rueda de prensa el vicepresidente y comisario europeo para la Promoción del estilo de Vida Europeo, Margaritis Schinas.

Entre otras iniciativas, plantea la designación, de aquí a finales de año, de un Jefe Epidemiólogo Europeo, o que la UE se dote de un nuevo sistema de información global basado en datos comparables.

También figura la propuesta de crear un marco que permita activar un estado de emergencia en toda la UE en caso de pandemia y la publicación de un informe anual sobre la preparación ante este tipo de crisis.

Bruselas quiere además unas cadenas de suministro que aseguren el flujo de equipamiento y medicinas y contar a principios de 2022 con la nueva incubadora HERA (Autoridad Europea de Preparación para las Emergencias Sanitarias).

Asimismo, apuesta por que el proyecto EU Fab, una red de respuesta de emergencia, permita garantizar la producción de entre 500 y 700 millones de dosis de vacunas por año.

EFE/EPA/Gyorgy Varga

Otras ideas incluyen crear una plataforma europea a gran escala para ensayos clínicos y dar apoyo a los países para que inviertan en reforzar los sistemas de salud.

La Unión Europea de la Sanidad debería ser adoptada “antes de final de año”, considera la Comisión, que aboga por otro lado por las asociaciones público-privadas en el ámbito sanitario.

Bruselas considera también que la UE debería continuar liderando la respuesta global, en particular a través del mecanismo COVAX para vacunas a países pobres y, a la vista de la desinformación desde que comenzó la pandemia, apoya un enfoque más coordinado para abordar ese problema.