Las muertes aumentan entre 40.000 y 50.000 a la semana y este viernes totalizan las 943.433 en el mundo

Este viernes 18 de septiembre, la Organización Mundial de la Salud (OMS), instó a los países a no bajar los brazos y mantener los esfuerzos en la lucha contra la pandemia, en momentos en que los casos de COVID-19 acaban de superar los 30 millones en el mundo.

El ritmo al que las infecciones han aumentado en las últimas semanas muestra cierta estabilidad, pero no una tendencia visible a la baja, con entre 1,8 y 2 millones de casos que se agregan cada semana a las estadísticas.

Las muertes, que totalizan las 943.433, aumentan entre 40.000 y 50.000 a la semana.

“Son cifras enormes que no son las que queremos tener, no son las que quiere tener el hemisferio norte cuando se encamina hacia el invierno, ni las que quieren los países en desarrollo después de nueve meses con sus sistemas de salud bajo presión”, analizó hoesteviernes durante una conferencia de prensa virtual el director del Departamento de Emergencias Sanitarias de la OMS, Mike Ryan.

Explicó que aunque la curva de casos globales se ha aplanado, esto esconde grandes diferencias entre regiones y países, ya que hay algunos donde los casos han aumentado de manera muy fuerte últimamente, como en India, Argentina, España, Francia o Israel.

“Y recordemos que en lugares como África, donde no hemos visto un fuerte aumento de casos, esto podría reflejar que muchos países no tienen acceso a test adecuados”, comentó Ryan.

Como un dato esperanzador, Ryan confirmó que la proporción de muertes con respecto a los casos ha caído porque se está tratando mejor la enfermedad y en la medida en que se hacen más test, las personas infectadas reciben atención más rápido.

La OMS confirmó que todavía se tardará en poner bajo control al coronavirus. Los estudios serológicos que se realizan en numerosos países siguen indicando que la mayoría de la población mundial todavía es susceptible de contraer la enfermedad.

“Esto no se está acabando y en los países que están entrando en el invierno, cuando la gente permanecerá más tiempo en espacios cerrados, todavía hay mucho por hacer, incluido evitar eventos amplificadores” de la pandemia, sostuvo el experto.

La responsable de la célula de lucha contra la pandemia en la OMS, María Van Kerkhove, añadió a ello que no hay que prestar únicamente atención al número de casos confirmados, sino también al de hospitalizaciones o a la ocupación de las unidades de cuidados intensivos.

“Estos son parámetros muy importantes para entender lo severa que es la pandemia en un determinado país, en una provincia o en un distrito, lo que permite también entender el impacto que están sufriendo otros servicios médicos esenciales”, explicó.