El número de enfermos de Covid-19 en Italia, volvió a bajar este martes por segundo día consecutivo, según el balance oficial, que registró 107.709 pacientes, 528 menos que la víspera. 

Pese a la alentadora noticia, se registraron 534 muertes  en las últimas 24 horas, para un total de 24.648 desde el inicio de la pandemia. 

“El virus todavía circula entre nosotros, un poco menos fuerte, pero está aquí”, advirtió el alto comisionado del gobierno para el manejo de la crisis de coronavirus, Domenico Arcuri.

En un mensaje a los italianos, Arcuri instó a las personas a evitar “tomar decisiones apresuradas y a ser responsables”.

El primer ministro italiano Giuseppe Conte, anunció por su parte, que presentará “antes del fin de semana” las medidas para flexibilizar las restricciones vigentes desde el 9 de marzo hasta el 3 de mayo, de manera de reactivar la economía del país y salir progresivamente de la crisis desatada por la pandemia.

“Me gustaría poder decir: ‘reabramos todo. De inmediato. Arrancamos mañana en la mañana'”, escribe Conte, en un largo mensaje en su cuenta Facebook. 

“Pero una decisión de este tipo sería irresponsable. Haría subir la curva de contagios de manera descontrolada y tornaría vanos todos los esfuerzos que hemos hecho hasta ahora”, explicó.

En una intervención este martes ante el Senado, Conte adelantó que para la reapertura del país los italianos tendrán que usar mascarillas, así como respetar la distancia social hasta que se disponga de la vacuna.

Igualmente, se refirió a la aplicación en los móviles para rastrear el contagio, la cual será usada en forma voluntaria y no prevé sanciones para aquellos que no la descarguen.