En Pakistán, existe fundados temores de un contagio masivo ya que el sistema de salud es endeble

El gobierno de Pakistán, país fronterizo con China e Irán, que registran el mayor número de muertos por el nuevo coronavirus, anunció ste pasadol miércoles sus dos primeros casos de COVID-19.

“Puedo confirmar los dos primeros casos de coronavirus en Pakistán. Los dos casos están siendo tratados de acuerdo a los protocolos clínicos estándar y lo dos están estables”, declaró Zafar Mirza, asesor de salud pública del primer ministro Imran Khan, en Twitter.

“No es necesario asustarse, las cosas están bajo control”, dijo Mirza, sin ofrecer detalles sobre las dos personas infectadas.

Unos 270 paquistaníes de regreso de una peregrinación a Irán, una parte de ellos estuvieron en Qom, ciudad santa del chiismo y principal foco de las infecciones de COVID-19 en el país, quedaron en cuarentena en Taftan, un puesto fronterizo de Baluchistán, provincia subdesarrollada y muy inestable del suroeste paquistaní.

Tras el cierre el domingo de la frontera con Irán, la AFP pudo constatar el martes largas filas de camiones que esperaban en la frontera paquistaní.

Al menos 19 personas han muerto de los 139 infectados en Irán, el segundo país en el mundo en número de fallecidos por el nuevo coronavirus después de China, donde la epidemia ha dejado más de 2.700 muertos y unos 78.000 infectados desde su aparición en diciembre.

En Pakistán, existe fundados temores de un contagio masivo ya que el sistema de salud es endeble. Pakistán e Irán comparten más de 900 km de frontera muy porosa.

Según Ziaullah Langove, el ministro del Interior de Baluchistán, quedan unos 10.000 paquistaníes en Irán, principalmente estudiantes y peregrinos.

Las autoridades iraníes prevén enviarlos de regreso en pequeños grupos.