La presidenta transitoria, Jeanine Áñez, acotó que desde el jueves también “se suspende el transporte interdepartamental e interprovincial”

Bolivia cerrará sus fronteras desde el próximo jueves a los ciudadanos extranjeros y desde el viernes suspenderá todos sus vuelos internacionales para frenar la propagación del nuevo coronavirus, dijo este martes la presidenta transitoria, Jeanine Áñez.

“En 48 horas se cerrarán todas las fronteras de Bolivia para los ciudadanos extranjeros”, dijo en una declaración de prensa y explicó que sólo se permitirá el ingreso de connacionales, que serán sometidos a controles médicos.

También precisó que “en 72 horas se suspenden todos los vuelos internacionales”. 

Esas medidas estarán vigentes hasta el 31 de marzo próximo, cuando se volverá a evaluar la situación. 

La mandataria acotó que desde el jueves también “se suspende el transporte interdepartamental e interprovincial” y sólo se permitirá el tránsito de alimentos y otras provisiones necesarias.

“Les anunciamos medidas duras, medidas para que nos quedemos el mayor tiempo posible en nuestras casas, con nuestras familias”, dijo Áñez, asegurando que la mejor forma de luchar contra el virus es evitar la circulación de personas.

Entre las nuevas medidas, Áñez manifestó que desde el miércoles se reduce la jornada laboral en la administración pública y privada de 8 a 13 horas, los mercados de abasto estarán abiertos hasta las 15 horas y el transporte público urbano trabajará hasta las 16 horas.

Además, la circulación vehicular queda restringida desde las 18 horas y hasta las 5 de la mañana del día siguiente, salvo emergencias.

Para estas medidas internas, la presidenta pidió “la colaboración” de la Policía y las Fuerzas Armadas.

Bolivia certificó hasta la fecha 12 personas contagiadas por el nuevo coronavirus.