Barco humanitario “Alan Kurdi” rescata a 44 migrantes en el Mediterráneo y los desembarca en Malta

Entre los menores había un bebé de 15 meses y dos niños de tres y cinco años. Los migrantes –procedentes de Siria, Libia, Pakistán y Bangladés– contaron que partieron de la localidad libia de Zuwara, a 120 km al oeste de Trípoli, el sábado por la mañana, según afirmó la organización alemana de salvamento marítimo Sea-Eye

El barco “Alan Kurdi”, de la oenegé alemana Sea-Eye, anunció este martes el rescate de 44 migrantes frente a las costas de Libia, que fueron desembarcados poco después en Malta.

“El grupo, que incluye a cuatro mujeres y tres niños, fue llevado a tierra por las fuerzas armadas maltesas tras haber sido transbordado en aguas internacionales”, indicó una fuente gubernamental en La Valeta, ya que el navío humanitario no estaba autorizado a entrar en aguas territoriales maltesas.

Fotografía distribuida por la organización alemana de salvamento marítimo Sea-Eye muestra a los migrantes que transportan barcos en el mar Mediterráneo, el 8 de julio de 2019 (emitido el 9 de julio de 2019). Foto EFE.

En una imagen tomada en el mar por la oenengé se ve a las 44 personas hacinadas en una larga barca de madera, junto a socorristas suministrándoles chalecos salvavidas desde una lancha neumática.

Foto EFE.

La oenegé declaró que pescadores tunecinos y el avión de búsqueda civil “Colibri” alertaron de la presencia de estos migrantes en peligro en el mar, frente a las costas de Libia.

Las autoridades maltesas pidieron a un carguero cercano que coordinase el rescate y éste pidió al “Alan Kurdi” que acogiera a bordo a aquellos que están en peligro.

La semana pasada, el “Alan Kurdi” rescató a 65 migrantes naufragados que realizaban la peligrosa travesía desde el norte de África.

El barco estuvo en aguas internacionales frente a la isla italiana de Lampedusa. 

Finalmente, ante la decisión del ministro italiano del Interior, el ultraderechista Matteo Salvini, de mantener cerrados sus puertos a los barcos de rescate de oenegés, el “Alan Kurdi” los transfirió a Malta, cuyas autoridades los enviaron a otros países de la Unión Europea.