Para regresar a las escuelas se necesitan “las pruebas PCR, las vacunas, las condiciones de desinfección, la dotación de las escuelas, la garantía del PAE, dotación de uniformes y bibliotecas” amplias, señala la integrante de la directiva de Fenasopadres. Le pregunta al ministro Aristóbulo Istúriz a qué se refiere cuando pide censar a los maestros “desaparecidos”. Propone a las familias tener un contacto estrecho con los maestros y recuerda que los docentes no tienen la culpa de la crisis educativa. Como organización quieren reunirse con la relatora de la ONU que visitará el país para documentar el impacto de las sanciones y explicarle que los problemas de la educación venezolana comenzaron mucho antes

En este momento, y en el estado actual de las escuelas en Venezuela, no hay condiciones para retomar las clases presenciales. Lo afirma Nancy Hernández de Martín, integrante de la directiva de Fenasopadres. “Mientras no se acometa un plan responsable de acondicionamiento de las escuelas va a ser muy difícil” volver a la presencialidad.

Rememora, en entrevista para contrapunto.com, que Venezuela tiene de las peores conectividades del mundo, no hay servicio eléctrico continuo a escala nacional. “En este momento no tenemos conocimiento de que haya un plan, por parte del Ministerio de Educación, para garantizar a mediano plazo o el año que viene que nuestras escuelas tengan actividad presencial”.

Como Estado, como sociedad “tenemos que garantizar un plan, más mediano que largo, para la presencialidad en nuestras escuelas, y para eso hay que exigirle al Estado que dé las condiciones: las pruebas PCR, las vacunas, las condiciones de desinfección, la dotación de las escuelas, la garantía del PAE, de dotación de uniformes y bibliotecas” amplias.

-¿Los maestros deben ser priorizados para las vacunas contra la COVID-19?

-Sí, porque están en contacto con sus alumnos, con las familias. Hay una multiplicación del contagio si no garantizo las condiciones de bioseguridad.

El Estado venezolano “tiene que presentar un plan para saber en qué tiempo va a acondicionar las escuelas, cuánto cuesta por cada escuela, a quiénes voy a beneficiar, cómo va a funcionar el Programa de Alimentación Escolar (PAE), cuál es el equipo que lo va a administrar” sin discriminación política, ideológica o partidista. “El profesor Aristóbulo Istúriz tiene que entenderlo: Él es ministro de Educación de todos los venezolanos, no de los militantes ni de las familias de militantes, o de sus amigos. Es de todos los venezolanos. Y como tiene responsabilidad con todos los venezolanos tiene que dar respuestas para todos los venezolanos”.

Maestros “desaparecidos”

La presidenta de Fenasopadres refiere que en abril de 2020, al inicio de la epidemia de COVID-19, propusieron a la Asamblea Nacional (AN) y al Ministerio de Educación que se hiciera un diagnóstico de las condiciones de las instituciones públicas y privadas. “Hicimos esa propuesta” con la idea de tener un buen retrato de la situación, pero “nada de eso fue respondido, no hay plan en el Ministerio de Educación” y en este momento “ni siquiera el ministro de Educación ha hecho mención de lo que se va a hacer para acondicionar las escuelas”.

El único mensaje del ministro Aristóbulo Istúriz, acota Hernández, fue para hacer un censo que permita determinar “cuáles son los maestros activos y cuáles están desaparecidos”.

-¿A qué se refiere con desaparecidos?

-Le preguntaría al profesor Aristóbulo Istúriz qué quiere decir con desaparecidos: maestros que no volvieron a la escuela, maestros que huyeron del país como parte de la diáspora, maestros que han sido víctimas de la COVID-19 y el Ministerio de Educación no lleva ninguna contabilidad, maestros que decidieron abandonar la profesión y el oficio aunque permanezcan en el país. ¿A qué se refiere el ministro? Lo que yo pudiera decir es maestros activos y maestros ausentes, que es distinto. Pero no puedo decir que los maestros están desaparecidos, porque no existe ningún procedimiento administrativo abierto, en este momento, para saber cuáles están activos, cuáles pusieron la renuncia o decidieron abandonar el cargo, o simplemente se fueron del país o lamentablemente fallecieron por la pandemia.

Teme que este sea un pretexto para la persecución por pensar distinto.

Sin directrices claras

Hernández recordó que este jueves 7 de enero era el primer día hábil del calendario escolar 2021, pero transcurrió sin directrices claras por parte del ME. “Hace unas horas se puso a circular el llamado cuadernillo para el segundo momento de evaluación” y una lista de actos por los 200 años de la Batalla de Carabobo. En ningún momento se señala cómo se retomará el año escolar, aunque se comenta que las evaluaciones serían presenciales y no se aclara cómo, ni las medidas de bioseguridad para las instituciones educativas, indicó. Mucho menos, las condiciones físicas en las que se encuentran los planteles.

Fenasopadres lamentó el asesinato de un hermano de colegio La Salle de Barquisimeto (Lara), quien murió “a manos del hampa cuando asaltaban el colegio”. El Colegio Santa Teresa de Jesús de Caracas fue desvalijado. “Ante eso no hay ningún tipo de respuesta”, como tampoco hay ante la falta de mantenimiento de la planta física educativa.

La organización reportó no solo el desvalijamiento de planteles, sino el abandono de escuelas por parte de su personal porque los docentes no tenían posibilidades de asistir.

La vocera de Fenasopadres reitera que, desde 2016, ha habido “una gran opacidad”. Hoy “tenemos un presupuesto absolutamente desconocido, que no solamente implica la carga de nómina” sino el Programa de Alimentación Escolar (PAE) y otros beneficios. Critica que se mantengan las misiones educativas, que “se han convertido en la paraescuela”.

Como Fenasopadres, y en respuesta a este cuadro, se proponen dialogar con la relatora especial de la ONU que visitará Venezuela -en febrero próximo- para documentar el impacto de las sanciones. “Nosotros sabemos que el impacto negativo en la educación venezolana es muy anterior a 2014”, remarca. “Queremos conversar con todos”, agrega. “Sería interesante que la relatora conociera que los estudiantes de bachillerato no están capacitados para ingresar a las universidades porque no tienen un adecuado manejo en materias básicas”.

Estudiantes “mal formados y desinformados” serán “pobres toda su vida, porque no tienen las capacidades” para superar su situación, advierte.

Propuestas para volver

Para este segundo momento, o segundo lapso, Fenasopadres propone: la evaluación de cómo terminó el primer momento, condiciones del plantel, saber las condiciones de la escuela para la presencialidad. “Vamos a ser honestos: Cuáles son las condiciones para preservar la salud y la bioseguridad de los docentes y de la comunidad”. También, “cuánto deben ganar los docentes para garantizar un trabajo de calidad”, qué garantías se les deben dar, “como se ejecuta el presupuesto nacional en materia educativa”, porque “nuestro derecho como ciudadanos es que se nos informe”.

No comparte la propuesta de semipresencialidad hecha por algunos sectores, porque educación no es comercio: “Si voy a clase hoy, y dejo de ir un día, lo que aprendí ese día se pierde, sobre todo cuando estás comenzando a adquirir los hábitos de estudio”. Defiende los dos modelos de educación a distancia que se implementaron en Venezuela: El de Fe y Alegría y el del Instituto Nacional de Educación Educativa (INCE) “que fue abandonado”.

-¿Quisieran reunirse con Istúriz? ¿Qué le plantearían?

-Conocer cuál es el presupuesto asignado a la educación en Venezuela. Cuánto de ese presupuesto se ha ejecutado y en qué programas. Cuáles son las prioridades que ha establecido el Ministerio de Educación. Cuál es el plan para garantizar que esta evaluación del plan Cada familia una escuela pueda retomarse y qué mecanismos está utilizando para resolver los problemas. Cuál es la garantía de que los muchachos puedan recuperar ese conocimiento perdido, porque es una generación de estafados. Ministro, ¿cuáles son los docentes que entraron en campaña electoral y utilizaron las redes institucionales para hacer campaña en el pasado proceso del 6 de diciembre; tenemos pruebas de que eso pasó, aunque está absolutamente prohibido.