El alcalde es el único opositor en la Secretaría Permanente del Consejo Federal de Gobierno y señala que en esa instancia se están dando discusiones interesantes “hay voluntad para hacer las cosas pero los recursos son muy pocos”

Si el Zulia es un universo dentro de Venezuela, el Municipio San Francisco es un mundo dentro de la ciudad de Maracaibo y Gustavo Fernández fue electo alcalde el 21 de noviembre pasado en un escenario de alto conflicto político en la entidad de mayor densidad electoral del país.

Fernández es militante del Un Nuevo Tiempo y define la relación de su gestión con la del Gobernador Manuel Rosales como una “alianza estratégica”, en la que han logrado replicar experiencias exitosas de gestiones anteriores para beneficiar a la población en temas como el acceso a los alimentos a precios subsidiados.

Llega temprano a la cita convenida para la entrevista y, luego de una conversación previa que repasa parte de su historia como estudiante de la Universidad del Zulia, comenzamos la entrevista.

-Son seis meses de gestión… ¿cuál es el primer balance?

-San Francisco ha logrado un cambio sustancial en todas las áreas públicas. Me refiero al servicio de recolección de desechos sólidos, al servicio de salud, de agua potable que, sin ser una facultad directa de la alcaldía, hemos intervenido y resuelto situaciones de sequía histórica en algunas localidades del municipio. En electricidad hemos hecho aportes importantes en el tema del alumbrado público y lo hicimos con Corpoelec.

Fernández apunta directamente al tema basura y aseguró que el servicio de aseo urbano “era muy precario”.

“Cuando digo precariedad hablo de falta de compactadoras, de camiones, de maquinarias. El municipio estaba convertido en un basurero a cielo abierto en las siete parroquias. Desde que llegamos al gobierno el 6 de diciembre, fecha en la que tomamos la conducción política de San Francisco, comenzamos un trabajo de inmediato. Contratamos el servicio de siete compactadoras, 40 camiones volteo para buscar de manera inmediata cambiarle el rostro al municipio.

-¿Con que plata se hizo eso?

-Aportes del sector privado.

-¿No tenían dozavo?

-Ni dozavo, ni nada. Cuando llegamos al municipio encontramos una alcaldía saqueada, literalmente saqueada. Sin computadoras, sin historial de nómina, sin historial de recaudación y fue muy cuesta arriba empezar, pero lo hicimos. Convocamos al sector privado a cambiarle el rostro al municipio. Confiaron en nosotros en los primeros días de gobierno y comenzó un trabajo que después de seis meses podemos decir que San Francisco es uno de los municipios más limpios de Venezuela.

-¿De qué tamaño es la inversión? ¿De cuánto es el aporte del sector privado?

-El sector privado aportó en los primeros dos meses. Luego el municipio puede decir que tiene una inversión mensual en la recolección de desechos sólidos por encima de los 200.000 dólares. Eso obliga a tener un músculo financiero de recaudación importante y lo comenzamos a construir y fortalecer. Progresivamente los niveles de recaudación han venido creciendo. Es notorio que para que un gobierno municipal sea exitoso tiene que tener una capacidad de recaudación. El 80% de lo que pueda ocurrir en un municipio depende de los ingresos propios.

-El sector privado se ha quejado de la voracidad fiscal del municipio. ¿Cómo han manejado esta situación en San Francisco?

-Cuando llegamos solo el 10% de las empresas instaladas en el municipio estaban registradas. Comenzamos un censo que se llamó “Cuántos somos 2022” y recaudamos.

-Pero se hizo rápido.

-Sí. En dos meses hicimos la data y nos dimos cuenta que teníamos 5.000 empresas instaladas y 3.000 no estaban registradas formalmente, es decir 3.000 emprendimientos sin formalidad jurídica. Había otras 3.000 empresas que no estaban registradas como contribuyentes en el Municipio San Francisco.

-¿Frente a eso qué hicieron?

-Concebimos un programa de estímulo fiscal: “San Francisco al día”. Por vía legislativa pedimos a la Cámara Municipal una ordenanza de remisión, que no es otra cosa que la reducción de las deudas de la empresas con el municipio. Entendiendo la difícil situación de los años 2018, 2019 y 2020, los empresarios pagarán el mínimo tributable, que se convierte en unos 15 dólares por año para cada empresa, es decir 45 dólares por esos años. El 2021 lo hicimos vía decreto y fue la exoneración del 50% de los tributos a los empresarios instalados de enero a marzo y, a los nuevos emprendimientos que se instalarán en San Francisco le vamos a disminuir 50% de los tributos por seis meses a partir del comienzo de su funcionamiento.

-¿Resultó?

-Centenares de empresas llegaron a decir aquí estoy, soy emprendedor y me quiero registrar. Los que tenían formalidad jurídica y no estaban registrados lo hicieron. Hay grandes expectativas porque los empresarios, para disfrutar del estímulo fiscal, tienen hasta 60 días a partir del 10 mayo y hasta el 13 de julio. Estamos optimistas y creemos que la capacidad de recaudación de San Francisco va a crecer significativamente y eso se va a traducir en obras para el municipio.

Cuando le preguntamos sobre la relación con los empresarios afirma que es “exageradamente positiva. Las manifestaciones de apoyo del sector empresarial son evidentes. El Mall Paseo San Francisco tenía cuatro años parado y decidieron inaugurarlo. Nosotros a través de un decreto le estamos eliminando el 60% de los tributos del municipio por lo que queda de año a quienes se instalen en ese Centro Comercial.

Fernández hace un alto en su explicación para puntualizar que “con pocos recursos hemos hecho muchas cosas”.

“Para evitar que en tiempos de lluvias se presentaran tragedias nos dedicamos a sanear y limpiar 49 kilómetros de las siete cañadas que cruzan el municipio. Logramos colocar asfalto en 19 KM de vialidad, unas 15 toneladas de asfalto que implicaron una inversión de 675.000 dólares”, explicó el Alcalde.

-¿Cuánto se ha invertido en Salud?

-El municipio manejaba la Maternidad Ernesto “Ché” Guevara, el Oncológico Génesis Petit y fueron transferidos a la Misión Barrio Adentro y hasta ahora no se han podido regresar las competencias a la municipalidad sobre estos centros médicos, aunque pareciera que hay voluntad para hacerlo. Por nuestra parte hemos habilitado el Ambulatorio Pedro Iturbe en El Bajo y logramos activar cinco ambulancias.

-¿Cuántas ambulancias necesitan?

-Deberíamos tener 10. ¡Pero no encontramos ninguna al llegar! En eso hemos invertido 250.000 dólares.

-¿Cuál fue oferta de campaña?

-El tema de la basura. Lo hemos atacado y, hermano… hemos cumplido. Ya la basura dejó de ser una etiqueta en las redes sociales en San Francisco. Se genera basura es lógico. Limpiamos en la tarde y en la mañana hay basura, pero es lo normal y están en contenedores. Era nuestro cuarto problema y ahora salió de lista.

-Hubo la propuesta de una barcazas para darle energía eléctrica a Maracaibo. ¿Eso ya no es viable?

-Eso fue una propuesta del Gobernador Manuel Rosales, pero el tema distribución de energía es potestad del Gobierno Nacional. Las conversaciones comenzaron entre el Gobierno regional y el Poder Ejecutivo. El Gobierno central asumió la responsabilidad de resolver el tema de la energía eléctrica. Eso es una responsabilidad que está asumiendo.

-¿Cómo es la relación con la Gobernación del Zulia?

-Tenemos una alianza estratégica. Hemos desarrollado programas conjuntos como mercados populares que desde hace muchos años se hacen en las gestiones de Rosales. Los hemos replicado pero no con la dependencia absoluta de la gobernación.

-¿Qué pone la Alcaldía y qué pone la Gobernación?

-La Alcaldía asume el subsidio para que el empresario ponga a la orden sus productos a precios por debajo del mercado. Y son de los mejores productos del mercado. La Gobernación asume la parte operativa. Se dan jornadas médicas y la idea es que se hagan cada 15 días, pero hemos tenido contingencias y nos vimos obligados hacerlos antes.

-¿Como son las cosas en el Consejo Federal de Gobierno?

-Somos tres alcaldes que estamos allí en la secretaria permanente: Carmén Meléndez, Luis Jonas Reyes y yo. Ha habido fluidez, ha habido respuestas, pero los recursos no son suficientes. Nuestra idea es conectar es conectar al Gobierno con los municipios y eso nos ha permitido hacer algunas cosas.