“Al luchar por un espacio de poder pones en riesgo todo. Ganas o pierdes”, afirma la empresaria. En su aspiración la acompañan 13 organizaciones políticas. Sostiene que los fondos de su campaña son auditables y asegura que puede fracturar el voto del PSUV en el municipio

Nació en Táchira, pero cuenta que desde los dos años de edad reside en Baruta, el municipio que quiere gobernar a partir de enero de 2022. “Lo que más me gusta es el potencial en capital humano como en patrimonio para hacer de Baruta un municipio modelo para el país”, afirma. “Lo que más me desagrada es la falta de gestión, la incompetencia y el irrespeto hacia los ciudadanos. Cuando los comerciantes tienen que cerrar sus negocios, cuando no facturan ni para pagar las altas cuotas del aseo”.

En su aspiración la respaldan, hasta ahora, 13 organizaciones políticas, y espera captar nuevos apoyos. “Todos han respetado mi candidatura independiente, porque no milito en ninguna organización política. Hay un reconocimiento del liderazgo y del trabajo”.

Una de las primeras medidas que tomaría, refiere en entrevista para contrapunto.com, es sentarse con la compañía de aseo urbano para revisar el contrato “y llegar a acuerdos en beneficio de todos”.

-¿Qué pasó con su tarjeta de Acción Ciudadana en Positivo?

-El TSJ nos la quitó de un plumazo, con una sentencia que aún no tiene cuerpo, un expediente que no existe y un CNE que no tiene respuesta a esta arbitrariedad. Jamás la vendí. Perdí la tarjeta por una decisión del TSJ. No se están usando símbolos ni colores de ACEP; intentamos recuperarla porque no la están usando, pero el CNE no responde. Hay un vacío legal. Mi expediente en el CNE está intacto, no hay sentencia, no hay nada.

-¿Con quién ha hablado en el CNE?

-Con los rectores que estaban en su momento, con la dirección de partidos políticos. No hay respuesta. El código está asignado a otra organización política, pero no tenemos ningún soporte. Esto fue muy duro.

-¿Usted es ingenua o astuta?

-Entramos con la capacidad de saber que nos hemos posicionado, que tenemos un espacio y que no vamos a perder ese espacio que hemos construido porque nos hayan robado la organización política, o nos estén acorralando. Al luchar por un espacio de poder pones en riesgo todo. Ganas o pierdes.

-¿Ganó o perdió?

-Ganamos, porque demostramos que somos gente con valores y principios y no nos vendimos al mejor postor. Tenemos la estructura nacional; incluso, ahora, algunas estructuras van a participar, porque la organización que nos dio el apoyo nos respeta como independientes. Es Min-Unidad.

-¿Su candidatura no divide los votos opositores en Baruta?

-No podemos dividir lo que nunca ha estado unido. Baruta ha demostrado un nivel de abstención elevadísimo, estamos batallando contra la abstención y estamos dedicados a levantar la fibra electoral.

-Su candidatura es conveniente para el oficialismo.

-Podrían verlo desde ese punto de vista, pero cuando no tienes candidatos sometidos, candidatos amarrados, el elector decide quedarse. No estamos dividiendo. Podemos fracturarle el voto al PSUV.

-¿Ha conversado con el alcalde Darwin González?

-No he conversado, no se ha dado la oportunidad para conversar. Soy una candidata independiente, estamos buscando llegar a la comunidad, presentar un proyecto, lo estamos haciendo de puertas abiertas. Pedimos a asociaciones de vecinos y consejos comunales el espacio para presentar nuestro proyecto, hemos hecho un trabajo de abajo hacia arriba. En este momento eso es lo más importante: el proyecto, llegar a cada hogar del baruteño.

El alcalde, a su juicio, “tiene cuatro años de gestión y ha demostrado lo que puede y lo que no puede hacer”.

-¿Le paga el gobierno para dividir a la oposición?

-No.

-Tiene como demostrarlo?

-Por supuesto.

-¿De dónde salen los recursos para la campaña?

-De mis empresas, de mi trabajo, de mis ahorros. Totalmente auditable.

-¿Tiene relación con el PSUV?

-No.

-Usted habla de fracturar al PSUV.

-Porque entro en las comunidades más sensibles del municipio, totalmente abandonadas, con años sin agua, sin transporte, sin servicios básicos. Son tan baruteños como yo y merecen respeto y ser atendidos.

-¿Dejaría su candidatura?

-No la dejaría. En el momento en que decidimos participar fue por una decisión del equipo de trabajo, mis asesores, mis compañeros, mis periodistas, arquitectos, médicos, abogados. Somos un equipo de gente profesional que tenemos años construyendo este proyecto. Tenemos la capacidad de sacar a Baruta de ese atraso gerencial, económico, social y político, y convertirlo en un municipio referente para el resto del país.

-¿Puede ganar?

-Es una inversión, es un proyecto al que estamos apostando, invirtiendo, aportando nuestra capacidad. Aportamos el todo por el todo.

-¿Qué le dicen los números?

-Hicimos un estudio de opinión antes de lanzar mi candidatura, porque tenía cuatro años sin gestión en el municipio. Siempre trabajé en el país, dejé el municipio políticamente; estuve al margen. Hicimos un estudio de opinión, evaluamos el rechazo de la gestión actual, los candidatos en constante campaña en estos años, y pudimos observar que el baruteño está pidiendo algo diferente: gerencia, una mujer comprometida, que exista respeto y seguridad jurídica y personal, cosas que tenemos presentes en nuestro proyecto. Tenemos la capacidad de poder construir y darle al baruteño lo que está pidiendo.

-¿Tiene un estudio reciente?

-Todavía no. Acabamos de lanzar nuestra candidatura.

-¿Quién es su adversario?

-El principal es la abstención. Luego, Darwin González.

-¿Por qué la abstención?

-Si no hay participación perdemos todos. Una parroquia como El Cafetal se ha abstenido totalmente, es una de las parroquias que más estamos trabajando, con la que más hemos estado en contacto. Estamos confiados en que vamos a lograr mover la fibra electoral. La gente está evaluando la diferencia entre lo que hay y lo que puede haber.

-¿Darwin González es tan mal alcalde?

-No lo evalúo como encuestadora, pero como vecina y empresaria no estoy satisfecha con la gestión.

-El PSUV tiene una fuerza allí.

-Tiene la presidencia de la Cámara Municipal. El voto duro del PSUV es 20% de los 250 mil electores.

-¿Su mensaje es para quienes?

-Para todos los baruteños, sin exclusiones. Todos son baruteños y merecen la misma respuesta.

-¿Qué quiere hacer en Baruta?

-Tenemos un proyecto de gestión que tiene seis objetivos fundamentales. Rescate de señalética y ordenamiento de Baruta; queremos una ciudad ordenada e iluminada, donde funcionen semáforos y paradas, donde el transporte público respete normativas y ordenanzas y el cobro correcto, el subsidio de la persona de la tercera edad y de los estudiantes. Pero el transporte necesita que la alcaldía le preste el apoyo, cooperativa para adquirir repuestos y aceites. Queremos seguridad jurídica y personal, educación, cultura y deporte, aseo y desarrollo de zonas productivas, como zonas rurales y activación de fuentes de empleo de la mano de la empresa privada.

-¿Sus primeras tres medidas?

-Seguridad, salubridad y salud.

-¿Qué ha hecho en precampaña?

-Escuchar a los vecinos, visitar las zonas populares y las urbanizaciones, hacer enlaces con empresa privada, comerciantes, industriales, comerciantes informales, acercamiento a las fuerzas vivas del municipio.

-¿Cómo se entendería con un gobernador oficialista?

-Cumpliendo los protocolos y cada quien haciendo, desde su espacio, lo que debe hacer. El problema es de él: entenderse conmigo.

-¿Si no gana?

-Sigo en el municipio trabajando. Todo amarrado de la decisión de poder construir una organización política en vista de que quedamos despojados de la nuestra.

-¿Cual es el potencial productivo?

-El sector comercial, el sector empresarial y la activación de la zona rural. Se podría sembrar allí, con el trabajo de inversión y apalancamiento, se podrían producir los alimentos que se comercializan en los mercados municipales y supermercados, se generarían fuentes de empleo, impuestos para l aalcalía y mejor calidad de vida de los baruteños.

-¿Por qué ir en este proceso?

-Yo que he estado todos los días en la calle veo que el argumento no cala como antes; la gente está más abierta a escuchar, más dispuesta. Antes ni te permitían que explicaras; ahora no. Hay una sensación distinta, hemos aprendido mucho de los errores de ambos extremos, el ciudadano ha entendido que su participación es vital. Creemos que no hay tanntos radicales como hace un año. Estas son elecciones muy cercanas a la gente. El Concejo Municipal, el alcalde, son personas cercanas al ciudadano y al vecino, y entienden que los espacios hay que recuperarlos. Las candidaturas impuestas, este es el candidato y no importa si es ladrón. Eso también la gente lo ha madurado.