El Museo de los Niños se orienta por la teoría del construccionismo: los guías sugieren por donde comenzar el recorrido, y los pequeños pueden permanecer en un área específica el tiempo que deseen

“Prohibido no tocar”. Treinta y siete años después de su nacimiento, el Museo de los Niños sigue siendo único. Creado en el año 1974 por Alicia Pietri de Caldera, primera dama de la República para ese momento, cumple con la premisa de tener un espacio distinto para que los niños puedan aprender y divertirse mezclando la ciencia y la tecnología.

Rafael Briceño Sierralta

Se inició como fundación el 5 de marzo de 1974  y  8 años más tarde se instaló en Parque Central. El 5 de agosto de 1982 abrió sus puertas al público. Las áreas inaugurales fueron ecología, biología, comunicación y física; 9 años después se creó La Conquista del Espacio, un edificio de tres pisos dedicados a la astronomía que incluye el Planetario, donde se reproducen las imágenes en tercera dimensión.

El artista Jorge Blanco, quien dibujó el logo del Museo, representó la ciencia mediante un arcoíris y lo combinó con un niño curioso: “Museito”.

El Museo tiene dos áreas expositivas: La Emoción de Vivir Sin Drogas, para niños de segunda etapa de educación básica; y Una Gran Caja de Colores, para los niños de educación inicial (de 2 a 6 años de edad).

Dentro del Museo los visitantes podrán aprender con Matemáticas Divertidas, una pared con un software especial para que los niños de diferentes edades conozcan, de una forma práctica, lo fácil que puede ser esta disciplina.

También contiene: Televisión Digital, Realidad Aumentada, El Mundo de las Tics o tiras cómicas, Un Corazón Gigante y Esqueletos en Movimiento para que los pequeños conozcan el sistema óseo y muscular del cuerpo humano. Igualmente existe un Laboratorio de Química.

A pesar de lo innovador del Museo lo emblemático permanece, como colores musicales, el piano gigante y la molécula.

Darwin Sánchez, jefe de la Unidad de Educación del Museo, explicó que el lema del Museo es “Maravillosa Realidad”, con premisas como aprender jugando y prohibido no tocar.

Todo lo que está en sus espacios los niños lo pueden manipular, y esto lo diferencia de otros museos: “Somos un centro de interacción; en otros lugares solo es contemplativo, el público solo puede observar”, aseveró.

Rafael Briceño Sierralta

El Museo también desarrolla Programas de Apoyo al Docente, talleres en los cuales se instruye a los maestros acerca de qué son los centros de ciencia, la diferencia con otros museos y qué pueden aprender los estudiantes aquí, explicó.

Sánchez, quien hace 19 años se desempeñó como guía en el Museo, detalló que ahí laboran aproximadamente 50 personas en las áreas internas, además de 70 Amigos Guías que acompañan a los visitantes. “El entrenamiento de un Guía dura un mes y se forman muy bien en el uso de las áreas para que puedan ofrecer información al público. Alrededor de 6 mil Amigos Guías se han formado en este museo durante estos 37 años;ellos son figuras emblemáticas del Museo porque son facilitadores del aprendizaje”, acotó.

Sánchez señaló que próximamente vienen sorpresas dentro del Museo, las cuales se anunciarán a través de su página web www.maravillosarealidad.com y redes sociales @museitocaracas.

El Museo está abierto al público todos los días: de lunes a viernes a partir de las 9 de la mañana hasta las 5 de la tarde, y los fines de semana desde las 10:oo a.m. hasta las 5:oo p.m.

Rafael Briceño Sierralta