Apoyado en las remesas o en el “rebusque” el consumidor “puede tomar decisiones que no son racionales”, sino “por impulso, por deseo, por merecimiento, por aspiración”, señala Mariana Frías, presidenta de Ars Publicidad

Bolsas, tiendas llenas, estrenos, comida, licores. El fin de 2019 en Venezuela fue muy diferente de la primera parte del año. Pero lo que se llamó “la burbuja” de diciembre de 2019 podría haber llegado para quedarse.

“Hay factores que cambian la jugada”, explica Mariana Frías, presidenta de Ars Publicidad. Uno de ellos es el abastecimiento, no solo con artículos de primera necesidad, sino con artículos de higiene personal que volvieron a estar presentes después de tres o cuatro años desaparecidos. “Todos lo vimos con alegría, con satisfacción, con emoción, indistintamente de si el bolsillo lo puede o no adquirir”.

Para Frías cambiaron la percepción y la sensación de bienestar: “Hubo un cambio en el consumidor”, subrayó. Los empresarios y comerciantes deben entender “que somos otros, que en 2020 somos otros” porque probamos productos y servicios “cuanto tú no estabas, cuando el otro se fue”.

Además hay “atributos que para mí son importantes”, lo cual explica “que en un momento dado no compres una proteína, pero sí compres un chocolate”. Aunque esa idea parece no entrar en la cabeza de nadie, porque la proteína debería ser lo primero, lo que está privando es otro pensamiento: “Yo lo merezco”.

Apoyado en las remesas o en el “rebusque” el consumidor “puede tomar decisiones que no son racionales”, sino “por impulso, por deseo, por merecimiento, por aspiración”.

Este tema será abordado por Frías en el Seminario Soluciones 2020, organizado por Datanálisis, que se realizará el 5 de marzo en el Hotel Marriott de Caracas.

Al cierre de 2019 el economista Asdrúbal Oliveros, socio-director de Ecoanalítica, reportaba el aumento de la dolarización transaccional y el “efecto remesa”. Según sus estimaciones, en 2020 Venezuela se moverá con más de 4 mil millones de dólares provenientes de las remesas.

¿Cuál es el estado de ánimo? En noviembre la decepción llevaba la batuta, con 28,8%, pero con un 22,7% que decía estar “esperanzado”, de acuerdo con datos presentados por Félix Seijas, director de la encuestadora Delphos.