A juicio del economista, Citgo no se va a salvar con el pago de los intereses de este bono, ya que el otro 49% de las acciones está como garantía de un crédito de Rosneft y en octubre está previsto un pago de más de 900 millones de dólares

El economista Victor Álvarez, aseguró este lunes que existen alternativas para negociar el pago de los intereses del bono Pdvsa 2020, anunciado la semana pasada por la junta directiva Ad Hoc de la estatal petrolera nombrada por el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó.

En entrevista a Globovisión, el economista explicó que la Asamblea Nacional autorizó el pago de esta deuda, por 71 millones de dólares, bajo el argumento de que el 50,1% de las acciones de Citgo están en garantía y de no pagarse los acreedores la habrían ejecutado.

Sin embargo, considera que Citgo no se va a salvar con el pago de los intereses de este bono, ya que, recordó, el otro 49% de las acciones está como garantía de un crédito de Rosneft y en octubre está previsto un pago de más de 900 millones de dólares.

“¿De dónde va a salir ese dinero? Tarde o temprano el juego se va a trancar”, aseveró.

Considera que si se ejecuta el pago, el país terminará desembolsando una cantidad de recursos que, en un contexto de crisis humanitaria, son necesarios para la compra de alimentos, medicinas o repuestos para reactivar la economía, y por el contrario se está cancelando un préstamo que se puede negociar para aliviarle la carga al país.

A su juicio, existen varias alternativas, entre ellas plantea la posibilidad de una orden ejecutiva por parte del gobierno de Estados Unidos para proteger los activos de Pdvsa, necesarios para la reconstrucción del país. Esa solicitud la pudiera realizar el presidente del parlamento, debido a su relación cercana con el gobierno de Trump.

Acuerdo entre Gobierno y oposición

Como casi similar, Álvarez recordó que durante las negociaciones entre Irak y Estados Unidos, la Organización Naciones Unidas (ONU) acordó prohibir que los acreedores pudieran embargar los activos de Irak.

En el caso de Venezuela, considera que a propósito de las negociaciones que se desarrollan en Oslo, Noruega, se pudiera plantear una solución similar, opción que podría representar una oportunidad para mostrarle al país que Gobierno y oposición pueden lograr un acuerdo que responda al interés nacional y ambos solicitar a la ONU una solución similar a la de Irak y en atención a esa resolución, Estados Unidos podría emitir la orden ejecutiva.

Asimismo, considera necesario llegar a un acuerdo sobre cómo se tratará tanto la reestructuración de la deuda como la protección de los activos venezolanos en el exterior.

“Una señal que se le pudiera dar al país y a la comunidad internacional es que, por fin, estas élites políticas (…) demuestren que son capaces de ponerse de acuerdo para que en medio de ese fuego cruzado pongan como prioritario el interés nacional”, dijo.