En los últimos dos meses “la liquidez monetaria ha crecido 63%, y esto está generando nuevas presiones sobre el tipo de cambio que, entre abril y mayo, creció 48%”, explicó el periodista José Gregorio Yépez durante su programa Con los pies planos

La hiperinflación en Venezuela está “vivita y coleando”, impulsada por un conjunto de factores y también por ser este un año electoral, aseguró el periodista José Gregorio Yépez durante su programa Con los pies planos, transmitido por la cuenta en Instagram de contrapunto.com.

Las megaelecciones del 21 de noviembre están incidiendo, analizó. Por ser un año electoral “comienzan las reparaciones” y a pesar de la depresión de la economía “ya vemos pintura y arreglos por todos lados”. Los gobiernos locales y regionales quieren producir “sensación de eficiencia” aunque los arreglos se limitan, como se dice popularmente, a “por donde pasa la reina”. Buscan, también, generar empleo, comentó.

En los últimos dos meses “la liquidez monetaria ha crecido 63%, y esto está generando nuevas presiones sobre el tipo de cambio que, entre abril y mayo, creció 48%”.

El escenario económico venezolano sigue siendo complejo, aseguró Yépez, y no es solo una frase hecha, porque cada día se corrobora. Uno de los factores que está pesando es que “el aparato productivo nacional no puede moverse por la falta de energía”.

No solo continúan las fallas eléctricas, sino que la escasez de combustible impide las actividades económicas. En el interior del país abastecerse con gasolina o diésel “implica hasta cuatro días de cola”, incluso en las estaciones de servicio que la ofrecen en dólares. Así, el mercado negro sigue aumentando, y el costo de ese combustible se refleja en el precio de los alimentos al consumidor. Por si fuera poco la falta de combustible impide alimentar las plantas termoeléctricas.

“La capacidad instalada del andamiaje industrial venezolano funciona al 20%”, señaló. En general casi todas las actividades están por debajo de 20%. “Y no hablemos de la industria automotriz, que cerró con 94,75% de su capacidad instalada detenida durante el año pasado”.

Sin producción, subrayó, “hay baja oferta de bienes, lo que hace que se impulsen las presiones sobre la hiperinflación que vive Venezuela”.