Entre 50% y 1.000% aumentaron las ventas, según indicaron algunos empleados, quienes coincidieron en que contagiarse de la fiebre del Black Friday fue una buena estrategia de ventas. Todavía se mantienen los  descuentos en algunos negocios.

El pasado viernes 29 de noviembre se celebró el famoso Black Friday y para muchos comercios caraqueños fue una buena oportunidad para aumentar las ventas afectadas por la crisis del país.

Desde las 10 de la mañana hasta las 12 de la noche y un poco más de esa hora, el Centro Comercial Sambil de Caracas, abrió sus puertas para ofrecer a sus clientes descuentos en muchas de sus tiendas.

Entre 50% y 1.000% aumentaron las ventas en el centro comercial capitalino, según indicaron algunos empleados consultados por Contrapunto, quienes coincidieron en que contagiarse de la fiebre mundial del Black Friday, fue una buena estrategia de ventas.

Los negocios que mantuvieron sus puertas abiertas hasta las 12 de la noche y un poco más sobre esa hora fueron los más beneficiados por la estrategia del pasado viernes, sin embargo, todos los locales que ofrecieron descuentos lograron aumentar significativamente sus ventas.

En una de las tiendas visitadas ofrecieron descuentos de 70% y 80% que se mantienen esta semana, razón por la cual las ventas continúan tras el Black Friday, según indicó la encargada.

Antonio Arias, empleado de una tienda de ropa y calzado deportivo, señaló que en el comercio en el que trabaja ofrecieron un descuento de 50% que ahora se ubica en 40%, para mantener el nivel de las ventas que en ese comercio de desvanecieron con el Black Friday.

Las horas de la tarde fueron las más concurridas en el centro comercial, especialmente después de las 4.

“Las ventas aumentaron no te digo el 10%, el 1.000%. Fue muchísimo”, dijo Betzaida Barreto, encargada de un local de equipos tecnológicos que ofreció descuentos de 30% y 40% en mercancía seleccionada.

“El centro comercial tenía mucho tiempo que no se llenaba de esa manera y desde que lanzaron ese Black Friday estuvo movido”, sostuvo Barreto.

Para Iray Requena, encargada de un comercio de ropa, la venta fue “mucho mejor que en días anteriores”.

“Estuvo full, estuvimos como hasta las 2 de la mañana facturando y de verdad que fue muy buena la venta”, comentó.

Este lunes, en el centro comercial todavía se observaban personas que recorrían las tiendas en la búsqueda de “buenos precios” para no perder la tradición de las compras navideñas.