“Presentar este aumento del salario mínimo como una acción solidaria con la clase obrera luce como una burla”, subrayó la ANCE

La Academia Nacional de Ciencias Económicas (ANCE) criticó el nuevo aumento salarial del gobierno de Nicolás Maduro. “Presentar este aumento del salario mínimo como una acción solidaria con la clase obrera luce como una burla cuando deja a los trabajadores al cuidado de la caridad privada o de las irregulares e incompletas bolsas de alimentación gubernamentales (CLAP), mecanismo que algunos analistas interpretan como una fórmula de control social de los sectores más pobres”.

La nueva remuneración, de BsS diez millones “sumando ambos conceptos, representa un incremento nominal del 177% con respecto al monto existente, aprobado hace apenas tres meses. Alcanza a poco más de tres dólares mensuales, conforme al tipo de cambio oficial existente para la fecha. En el resto de Suramérica, esta remuneración básica para la subsistencia, supera los doscientos dólares mensuales, llegando en Chile a estar en torno a cuatrocientos cuarenta dólares”.

Los mecanismos de incremento salarial son, además, “intrínsecamente perversos, pues el gobierno de facto al carecer de medios de financiamiento–dado el colapso de la economía y la situación de default en que se encuentra la República–, termina recurriendo a la emisión monetaria propiciando una fuente endógena de alimentación inflacionaria que arruina aún más el poder adquisitivo del salario”.

La academia insistió “en la necesidad de instrumentar un programa de estabilización macroeconómico y una reestructuración de todos los pasivos externos –acompañado de la restauración de las garantías inherentes al ordenamiento constitucional del país- para combatir la inflación, estabilizar el mercado cambiario y colocar a Venezuela en una senda de crecimiento sostenido”. ES fundamental “restablecer los equilibrios en la economía, avanzar en la reconstrucción institucional del país y generar un ambiente de confianza creando verdaderas condiciones favorables para devolver a Venezuela al concierto de las naciones y atraer inversiones productivas”.