El crecimiento de la economía rusa se desaceleró entre enero y marzo hasta 0,5% en términos interanuales

El PIB ruso puede crecer más allá del 1,3% previsto para este año, ya que la inflación ha dejado atrás su punto más alto y el crecimiento de la economía comenzará a acelerarse hacia finales del ejercicio, afirmó este lunes 3 de junio el ministro de Desarrollo Económico ruso, Maxim Oreshkin.

Durante una reunión con el presidente ruso, Vladímir Putin, Oreshkin aseguró que hay indicadores “mejores de lo previsto”, si bien, por ello, su ministerio no ha revisado aún las previsiones macroeconómicas para este año. 

“Estamos observando la evolución de la situación”, indicó. Los datos del primer trimestre no fueron muy buenos, admitió, pero era algo esperado. 

El crecimiento de la economía rusa se desaceleró entre enero y marzo hasta 0,5% en términos interanuales y la inflación alcanzó su punto máximo en marzo, con una tasa de 5,3% interanual. 

El ministro ruso de Desarrollo Económico, Maxim Oreshkin, augura una mejora de los indicadores. Foto: EFE.

No obstante, una serie de decisiones, como el aumento del IVA, fueron “mejor toleradas por la economía de lo que muchos esperaban” y la inflación ha comenzado a bajar, recalcó el ministro. 

por su parte, el Tribunal de Cuentas es mucho más conservador en sus previsiones, que el Ministerio de Desarrollo Económico, puesto que prevé un crecimiento de 1%. 

El Banco Central de Rusia augura un aumento de entre 1,2% y 1,7% del PIB. 

El Fondo Monetario Internacional, a su vez, prevé que el PIB de Rusia crecerá este año a un ritmo aproximado de 1,4%, en línea con el promedio registrado en los últimos tres años.