Para el primer mandatario británico, la imposición de aranceles no son la “manera de proceder” resolver la guerra comercial entre ambas potencias económicas 

El primer ministro británico, Boris Johnson, expresó en la Cumbre del G7 que se celebra en Francia, estar “muy preocupado” por las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China por la imposición de aranceles a sus productos.

“Estoy muy preocupado. El Reino Unido corre el riesgo de verse implicado en esto. Esta no es la manera de proceder”, afirmó Johnson ante la prensa al aterrizar en el balneario francés de Biarritz.

El pasado viernes 23 de agosto Pekín anunció que impondrá el pago de 75 mil millones de dólares a los productos estadounidense, mientras que Washington respondió con un alza de 10% a 15% los aranceles a bienes chinos por 300.000 millones de dólares a partir del 1º de septiembre.

“Quienes apoyan los aranceles corren el riesgo de ser tomados como responsables de la recesión de la economía mundial. Necesitamos una desescalada de las tensiones”, añadió.