Desde octubre de 2018 el BCV implementó una serie de aumentos al encaje legal que afectan la actividad económica del país al limitar la capacidad de la banca de otorgar créditos

Con el propósito de garantizar que los bancos tengan los fondos necesarios para satisfacer las necesidades de sus depositantes ante cualquier caída en su liquidez, las instituciones bancarias tiene la obligación de mantener una fracción de sus depósitos a manera de reserva en el Banco Central.

Estas reservas tienen el nombre de encaje legal, y constituyen un instrumento de control monetario que tiene como función controlar la cantidad de dinero que circula en la economía.

Con el encaje legal también se regulan los créditos ofertados por el sistema bancario con respecto a los depósitos recibidos, al tiempo que se regula o restringe la oferta de liquidez monetaria para contener el crecimiento de la inflación.

Un alto nivel de encaje reduce los recursos que la banca puede destinar a préstamos y retiro de fondos del público, lo cual ocasiona a su vez una reducción en la liquidez monetaria.

Medidas sobre el encaje legal en Venezuela

La Cámara de Comercio de Maracaibo, estado Zulia, explica que el Banco Central de Venezuela ha tomado desde finales del año pasado medidas sobre dos tipos de encajes legales, ordinario y marginal.

El encaje legal ordinario es uno de los más comunes en el sistema financiero y corresponde a una fracción del saldo total de las obligaciones netas que los bancos deben depositar como reservas en el Banco Central.

Sobre este tipo de encaje legal el BCV anunció el primer incremento en octubre de 2018, cuando pasó de 21,5% a 31%; y luego en enero de este año fue incrementado nuevamente a 57%.

El encaje legal marginal, exigencia adicional que actúa sobre una parte del aumento del saldo total de los depósitos de los bancos con respecto a su base de reservas de la semana anterior, también fue aumentado por el Ejecutivo en octubre de 2018 de 31% a 40%, y nuevamente en diciembre de ese año a 50%. Luego fue aumentado en enero de este año a 60% y al 100% desde febrero.

El BCV también había anunciado un incremento en el encaje legal excedentario a 60% en enero de este año, el cual fue derogado luego de evaluar el desempeño del mercado monetario.

Foto: BCV

¿Cuáles son los efectos sobre la economía nacional?

De acuerdo con el BCV, la política de aumento del encaje legal tenía como finalidad intervenir el mercado cambiario para estabilizar el tipo de cambio paralelo alrededor de 3.300 bolívares, al considerar que un gran número de empresas solicitarían créditos en bolívares, aprovechando las bajas tasas de interés de la banca y la hiperinflación, para comprar divisas en el mercado paralelo.

Este objetivo se logró hasta el mes de abril, cuando el dólar se disparó hasta un rango de entre 5.700 y 6.000 bolívares.

Sin embargo, la Cámara de Comercio de Maracaibo considera que esta política obstaculiza y desestimula la actividad económica, debido a que paraliza los canales de crédito y genera mayor contracción económica y caída del Producto Interno Bruto (PIB) sin ayudar a contener los precios.

Asimismo, imposibilita las transacciones y pagos interbancarios, lo cual afecta al sector laboral y comercial del país por la falta de liquidez monetaria.

En ese sentido, la Cámara de Comercio de Maracaibo cree posible una crisis bancaria, especialmente en las pequeñas entidades financieras, ante la incapacidad de cumplir completamente con las medidas impuestas debido a los problemas de liquidez.

En ese sentido, los bancos han solicitado al BCV reducir el nivel actual de encaje, pero el ente emisor señaló que la medida no será flexibilizada hasta que se estabilice el mercado cambiario.