Diversas son las versiones sobre las actividades en la Refinería El Palito. El dirigente sindical Iván Freites niega que se produzca gasolina en esta planta, sin embargo, mantiene sus esperanzas puestas en Cardón, que podría iniciar operaciones en los próximos días

La crisis de la gasolina es uno de los factores que ha generado incertidumbre en la población, pues desde que inició la cuarentena Caracas comenzó a ser testigo de una realidad que desde hace varios meses formaba parte del día a día en el interior del país: las largas colas para surtir de combustible.

Mientras voceros del Gobierno de Maduro atribuyen el problema a las sanciones de Estados Unidos, dirigentes opositores aseguran que la situación forma parte de la destrucción de la industria petrolera nacional que inició hace varios años, y entre acusaciones que van y vienen son los venezolanos de a pie los que continúan padeciendo el problema.

Algunos voceros agradecen que la situación llegara a la capital en tiempos de cuarentena por el coronavirus, pues buena parte de la población se encuentra confinada en sus hogares lo que disminuye la movilización de personas, y por tanto, el caos es menor. Sin embargo, pese a las medidas de distribución establecidas por el Ejecutivo, entre las que prioriza a los sectores salud y alimentos, es fuerte la preocupación desde diversos gremios de productores, pues aseguran que la falta de gasolina limita la distribución de las cosechas y en algunos casos se están perdiendo por no poder trasladarlas a sus destinos.

Expertos han explicado que la escasez de gasolina se agravó luego de que Estados Unidos aplicara sanciones a la petrolera rusa Rosneft y esta decidiera cortar los envíos de combustible al país y desde entonces Venezuela, que hasta entonces eran una de las vías del Administración de Maduro para evadir las sanciones a la estatal petrolera. Para paliar la crisis, se conoció que el Gobierno está importando gasolina desde otros destinos, como México e Italia.

El pasado 10 de abril presuntamente había iniciado operaciones la refinería El Palito, ubicada en Puerto Cabello, la cual se mantenía sin operaciones desde 2017, pero este jueves 23 de abril se difundió que la planta de craqueo catalítico de esta refinería se detuvo. ¿Cuál es la realidad de El Palito?

Para aclarar esa duda, Contrapunto conversó con el secretario de la Federación Unitaria de Trabajadores del Petróleo de Venezuela (Futpv), Iván Freites, quien aseguró que la planta catalítica de El Palito nunca fue reactivada, pues desde el incendio de finales de 2017 nunca fue reparada.

Sobre esta refinería, explicó que en principio se pensó en desmantelar las refinerías Amuay, sin operaciones desde el 3 de noviembre de 2019 cuando oficialmente se dejó de producir gasolina en el país, y Cardón para recuperarla, posibilidad que fue rechazada desde el primer momento por los dirigentes sindicales pues las condiciones operativas no son las mismas. Posteriormente anunciaron de manera extraoficial la reactivación, información que en su momento fue desmentida por Freites porque, según indicó, es imposible recuperar esta planta en tres días.

En ese sentido, indicó que el procedimiento de arranque es “muy exigente”, y además de la reparación de la planta se requiere una serie de operaciones que en las condiciones actuales pueden tardar hasta 6 meses. “La situación es que esa refinería no está ahorita en la capacidad de producir gasolina”, aseguró.

Para el dirigente sindical, la noticia de la reactivación de El Palito fue “un escándalo para tranquilizar a la gente”, y se trató únicamente de una planta de destilación que también se detuvo en días pasados.

¿Qué opciones tiene Venezuela para producir gasolina?

Iván Freites comentó que existe la posibilidad de producir gasolina en la refinería Cardón, una vez arranque la planta catalítica y la de refinación de Nafta, con las que se puede generar gasolina terminada de 95 y 91 octanos.

Señaló que esta refinería no funciona desde finales del año pasado por fallas en una bomba que impide el servicio de agua industrial, la cual fue reparada y solo están a la espera de un catalizador que viene de Irán para iniciar operaciones, el cual arribó este jueves al país, por lo que con algunas reparaciones menores se podría iniciar la producción de gasolina en los próximos días.

Con esta planta activa se pueden producir en el país entre 40 y 50 mil barriles diarios de gasolina que en las condiciones de cuarentena pueden solventar a corto plazo el problema de suministro.

¿Sobreviviendo con gasolina importada?

El dirigente sindical confirmó la llegada este miércoles de un tanquero con gasolina que arribó a Puerto La Cruz proveniente de Italia, cuyo combustible tendría como destino la refinería El Palito.

Igualmente informó que otro buque salió de Trinidad y Tobago este jueves rumbo a Aruba con 300 mil barriles más que serán transportados a Venezuela para distribuir el combustible en el occidente del país.

Con estos dos tanqueros se puede resolver en lo inmediato la necesidad de combustible del país, señaló Freites, pero reitera que la solución a corto plazo está en el Centro Refinador Paraguaná.