Este año surgió el primer debate con relación al pago de los intereses de esta deuda y la discusión se revive este mes, pues el próximo 27 de octubre la estatal petrolera debe cancelar otros 915 millones de dólares correspondientes a este papel

El bono Pdvsa 2020 es un título venezolano que surgió en 2016 tras el canje del bono Pdvsa 2017 de “doble denominación” creado en 2007 con vencimiento en abril y noviembre de 2017.

Debido a la caída de la producción de crudo y la necesidad de financiar las importaciones de productos básicos, el Gobierno se vio en la obligación de refinanciar este papel, por lo que a finales de 2016 la estatal petrolera invitó a los tenedores del bono Pdvsa 2017 a canjear ese título por uno nuevo denominado Pdvsa 2020, cuyo monto asciende a 3.367 millones de dólares con un cupón a 8,5% respaldado con el 50,1% de las acciones de Citgo.

El pago de estos títulos quedó establecido por Pdvsa en cuatro cuotas iguales, una en cada aniversario de la fecha de liquidación.

Foto: EFE.

En ese momento, la Asamblea Nacional se opuso a esta transacción y la declaró nula, sin embargo el Gobierno de Nicolás Maduro culminó la operación y continuó pagando esta deuda.

Desde que el Gobierno de Estados Unidos emitió sanciones que restringen el sistema financiero para operaciones del Gobierno y Pdvsa, especialmente emisión de nuevos títulos y pago de dividendos de Citgo a la estatal petrolera, quedó impedido el pago de deudas como lo había hecho hasta la fecha.

Este año surgió el primer debate con relación al pago de los intereses de este bono pues en mayo se debía cancelar por intereses un monto de 71 millones de dólares, y aunque la Asamblea Nacional no autorizó su emisión, tiene como colateral las acciones de Citgo ahora bajo el control de la oposición, así que que finalmente autorizó el pago.

Todavía se mantiene el debate sobre si se debió o no pagar esta cifra en medio de la situación humanitaria que enfrenta el país, discusión que se revive este mes pues el próximo 27 de octubre la estatal petrolera debe cancelar otros 913 millones de dólares correspondientes a este papel.

Se trata de una suma mucho mayor, por lo que aún no queda claro si en esta ocasión la empresa bajo el control del equipo del presidente del parlamento, Juan Guaidó, está en capacidad de pagarlo, aunque la compañía ha dicho que no financiará el pago con sus reservas de efectivo.

Para la oposición, es importante mantener el control de la filial de Pdvsa es Estados Unidos, pues es uno de los principales activos del país en el exterior.