En Trinidad y Tobago, asociaciones ambientalistas piden al Gobierno que intervenga en la amenaza que representa el petrolero en el golfo de Paria, para los ecosistemas marinos como el Pantano Caroní, en caso de que se produzca un derrame de petróleo

La Autoridad para el Manejo de Emergencias de Desastres del Caribe (CDEMA, en inglés) se unió al Gobierno de Trinidad y Tobago en el seguimiento del posible derrame de crudo desde un buque de almacenamiento de la petrolera venezolana Pdvsa, varado en el golfo de Paria, frontera entre ese país y el estado venezolano de Sucre (noreste).

Medios de Guyana informan este martes que la Comisión de Defensa Civil (CDC, en inglés) de ese país, se mantiene alerta ante la situación, junto con el Ejecutivo de Trinidad y Tobago y ahora con el apoyo de la CDEMA.

En conjunto, controlan de cerca la situación y mantendrán a la ciudadanía informada en caso de cualquier peligro de derrame de crudo.

Por su parte, la prensa de Guyana señala que, en caso de necesidad, se activará el Plan Nacional de Contingencia ante Derrames de Hidrocarburos (NOSCP, en inglés) y esa entidad tendrá la tarea de realizar análisis, evaluaciones y medidas de respuesta necesarias para mitigar cualquier efecto adverso en el país.

El Gobierno de Guyana instó a las embarcaciones pesqueras y marítimas a estar atentas a cualquier avistamiento de derrames de petróleo y a reportar de forma inmediata incidentes.

ESPECIAL ATENCIÓN A LA SITUACIÓN DEL NABARIMA

De otro lado, el Ejecutivo de Trinidad y Tobago dio a conocer este pasado lunes que sigue con especial atención cómo evoluciona la situación del Nabarima, una unidad flotante de almacenamiento de crudo que, según medios regionales, contiene más de un millón de barriles de petróleo y se inclina con el riesgo de zozobrar en el citado paraje.

La situación que sufre el buque Nabarima no es nueva, pero el riesgo de que pudiera zozobrar ha hecho levantar todas las alarmas, ya que fotos recientes de la embarcación muestran cómo, día a día, va sumergiéndose un poco más.

En Trinidad y Tobago, asociaciones ambientalistas piden al Gobierno que intervenga en la amenaza que representa el petrolero en el golfo de Paria para los ecosistemas marinos como el Pantano Caroní, en caso de que se produzca un derrame de petróleo.

EXIGEN AL GOBIERNO DE TRINIDAD Y TOBAGO QUE ACTÚE

La Secretaría de Pescadores y Amigos del Mar (FFOS, en inglés) de Trinidad y Tobago exigió al Gobierno que intervenga en el asunto rápidamente.

Los ambientalistas advierten que animales marinos, mamíferos, reptiles y más de 180 especies de aves se verían afectados negativamente por un derrame de crudo.

Las asociaciones apuntan que el derrame del Exxon Valdez de 1989, uno de los desastres ambientales más graves de la historia, podría quedarse pequeño respecto al potencial del Nabarima, ya que las cantidades reportadas de petróleo crudo serían cinco veces mayores.

Según estas ONG, los medios de vida de muchos ciudadanos y la economía de Trinidad y Tobago también se verían muy afectados si se produjera un derrame de petróleo.

La embarcación, que es propiedad de Pdvsa, habría sido abandonada con cerca de su capacidad máxima de transporte cuando Estados Unidos impuso recientemente sanciones al Gobierno de Venezuela.

Las denuncias apuntan al total abandono de una embarcación con un gran cargamento de petróleo ,mientras se deteriora en el mar.

El Ministerio de Exteriores y de Asuntos Extranjeros de Trinidad y Tobago informó en un comunicado de que el Ejecutivo de Puerto España se mantiene alerta ante la amenaza que podría provocar un derrame de crudo.

El Ministerio dijo además que su equipo de expertos está listo para acudir al área, a inspeccionar la zona donde zozobra el buque.