La OPEP ha corregido moderadamente a la baja su estimación sobre la recuperación de la demanda mundial ante el impacto que calcula tendrán en el consumo de combustibles las nuevas restricciones de viajes y movilidad impuestas en Europa para frenar la tercera oleada de la pandemia de la COVID-19

La recuperación de la demanda mundial de petróleo en 2021 “se ha revisado ligeramente para situarse en 5,6 millones de barriles diarios (mbd)”, 300.000 barriles diarios menos de lo calculado hace un mes, indicó hoy el secretario general de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), Mohamed Barkindo.

Ante un comité interno reunido este miércoles de forma virtual para preparar la teleconferencia de la alianza OPEP+ convocada para mañana, jueves, Barkindo recordó que el mercado sigue acarreando las consecuencias del desplome histórico, de 9,6 mbd, del consumo de “oro negro” el año pasado a raíz de la crisis del coronavirus.

El más reciente ajuste a la baja afecta al primer semestre del año “debido a las medidas ampliadas y a los nuevos cierres en muchas partes clave de Europa”, mientras que para la segunda mitad de 2021 las perspectivas se mantienen estables, precisó.

Barkindo aludió a factores “positivos” que han impulsado los precios del petróleo en los últimos meses, como “la puesta en marcha de vacunas”, “los estímulos fiscales”, siendo “el más reciente el enorme paquete de 1,9 billones de dólares en Estados Unidos”, y la “recuperación de las economías asiáticas”.

También destacó que “las expectativas de crecimiento económico mundial en 2021 son ahora más elevadas, con un 5,1 %, frente al 4,8% de nuestra última reunión (hace un mes)”

No obstante, tras admitir que esos “aspectos positivos ofrecen esperanza”, alertó de que el “entorno sigue siendo difícil, complejo e incierto, y la volatilidad del mercado que hemos presenciado en las dos últimas semanas de marzo nos recuerda la fragilidad a la que se enfrentan las economías y la demanda de petróleo”.

Entre los factores de riesgo, destacó “la prevalencia de las variantes” del coronavirus, “el desigual despliegue de las vacunas, nuevos cierres y terceras oleadas en varios países, y las presiones inflacionistas y las respuestas de los bancos centrales”.

Barkindo habló así a los miembros del Comité Ministerial Conjunto de Supervisión (JMMC) de la alianza OPEP+ (OPEP y aliados), presidido por el ministro de Energía de Arabia Saudí, Abdulaziz bin Salmán, y el viceprimer ministro ruso Alexander Novak.

La sesión telemática es previa a la conferencia, también vía internet, que mañana reunirá a todos los socios de la OPEP+ para decidir si abrirán los grifos en mayo, o mantendrán hasta julio los recortes de producción vigentes.