Las negociaciones contractuales que están en marcha con México podrían resultar en menores volúmenes de exportación el próximo año

Según Bloomberg, Repsol SA está en conversaciones con casas comercializadoras y productores para comprar hasta 2 millones de barriles de petróleo canadiense al mes, de acuerdo con testimonios de personas familiarizadas con el tema que hablaron bajo condición de anonimato. La mayor compañía petrolera de España está siguiendo los pasos de la india Reliance Industries Ltd., que recientemente firmó un acuerdo de compra de petróleo pesado canadiense por seis meses.

Su motivación es una escalada esperada de las sanciones de Estados Unidos contra la industria petrolera de Venezuela, ahora que la Administración Trump busca cerrar un vacío que permitía los llamados canjes de crudo por diésel por motivos humanitarios.

La compañía española ha obtenido suministros de crudo pesado de América Latina y ha sido el mayor comprador de crudo mexicano en 2020, y el tercer mayor comprador de petróleo venezolano. Sus refinerías europeas poseen alrededor del 25% de la capacidad de coquización del continente, lo que les permite procesar crudo más pesado –que suele ser más barato que el petróleo más ligero– en combustibles de alto valor como gasolina y diésel.

Repsol se encuentra en medio de negociaciones con la rama comercial de Petróleos Mexicanos, para su asignación de exportaciones para el próximo año. Bajo su contrato actual, Repsol puede enviar hasta 6 millones de barriles mensuales de petróleo Maya a sus refinerías en España.

Es probable que espere hasta que terminen las conversaciones el próximo mes, antes de tomar una decisión sobre si continuar con las compras de crudo canadiense, dijo una de las fuentes. Pero los temores de que se pueda recortar su asignación surgieron luego de que el presidente Andrés Manuel López Obrador señaló que, Repsol “abusó” de la privatización del sector energético del país. La compañía española ya ha invitado a licitaciones de operadores y productores de petróleo canadienses para cargar exportaciones desde los puertos de la costa del Golfo de Estados Unidos, se explicó.

Repsol, con sede en Madrid, puede ver una caída en los volúmenes contractuales, ya que México busca desviar más petróleo a sus refinerías, en un intento por satisfacer la demanda interna de combustible y reducir las facturas de importación. La compañía puede reducir las ventas en el extranjero de su grado insignia Maya en casi un 70% entre 2021 y 2023.

El crudo de Pemex es uno de los mejores procesados en las cinco refinerías de Repsol en España, según una persona con conocimiento del tema. El acuerdo de suministro con PMI, que en 2010 era de 71.000 barriles diarios, casi se ha triplicado en la última década a casi 200.000 barriles.

En cuanto a Venezuela, Repsol ha estado empleando canjes de crudo por diésel para obtener suministros de la nación que está siendo presionada por las sanciones estadounidenses. En lo que va de 2020, ha podido obtener el equivalente a 30.000 barriles diarios de petróleo venezolano.