Según los especialistas este descenso es producto de la tensión que existe entre Irán y EEUU, además del incendio en una refinería en Filadelfia

Según el Instituto Americano de Petróleo, las reservas de crudo de Estados Unidos cayeron 7,5 millones de barriles en la semana del 17 al 21 de junio, cuando las expectativas estaban en 2,5 millones de barriles.

Además, las existencias de crudo en el centro de distribución en Cushing, Oklahoma cayeron en 1,3 millones de barriles.

La caída del inventario de crudo y el accidente de la refinería Philadelphia Energy Solutions, la cual sufrió un incendio y posterior explosión que dejó daños sustanciales al complejo petrolero, se sumaron a la incertidumbre respecto a los suministros de petróleo creados por la tensión entre Estados Unidos e Irán.

Esto ha provocado temores de que los envíos de petróleo a través del estrecho de Ormuz, la ruta de suministro de petróleo más transitada del mundo, podría interrumpirse.