“Debemos resaltar la valentía del trabajador venezolano, quien no cedió a la coacción, a las amenazas ni al chantaje y valientemente ha dejado clara la postura de la clase trabajadora”, explicó Jean Piero Quiñones, de la Unión Nacional de Trabajadores de Mérida

Los trabajadores venezolanos no cedieron ante la coacción del oficialismo, que pretendió obligarlos a votar el 6 de diciembre, sostuvo Jean Piero Quiñones, de la Unión Nacional de Trabajadores de Mérida.

“Lo vivido durante el día domingo 6 de Diciembre en Venezuela, es el manifiesto rotundo a través de una abstención abrumadora, reflejo de un pueblo al cual las protestas en la calle no les ha dado resultado, sino por el contrario ha traído consecuencias como persecución, represión, prisión y torturas”, señaló el dirigente.

A su juicio, “de manera silenciosa esa abstención se convierte en un grito ensordecedor que le dice al régimen que ya no lo quiere, más que abstenerse el venezolano rechaza un modelo que está lejos de ser democrático y reafirma que sin condiciones electorales no hay democracia. Debemos resaltar la valentía del trabajador venezolano, quien no cedió a la coacción, a las amenazas ni al chantaje y valientemente ha dejado clara la postura de la clase trabajadora”.

Quiñones consideró que la consulta popular “se ha convertido en un paso más para ratificar todo ese rechazo al Modelo político que a través de la fuerza sigue ejerciendo el poder en Venezuela, por lo que convocamos a las fuerzas vivas de la clase trabajadora a incorporarse a esta nueva forma de protesta y a seguir firmes en todos los espacios de lucha hasta recuperar la democracia y la libertad de todos los venezolanos”.