El economista reiteró que la caída más abrupta de la producción nacional de crudo inició en 2007 con la modificación de la Ley de Hidrocarburos

El economista y experto petrolero, José Toro Hardy, advirtió este jueves 13 de junio que la industria petrolera requiere inversiones anuales por el orden de los 25 ó 30 mil millones de dólares durante ocho años, solamente para recuperar la producción que desde hace 20 años está mermando.

“Es decir, entre 250 y 300 mil millones de dólares, dinero que no tiene el Estado”, aseveró el experto en entrevista con Vladimir a la 1 transmitida por Globovisión.

Toro Hardy reiteró que la caída más abrupta de la producción nacional de crudo inició en 2007 con la modificación de la Ley de Hidrocarburos.

Foto: EFE

Explicó que la caída de la producción petrolera inició en 2002 con el despido de los trabajadores con más experiencia en el sector tras el paro petrolero. Luego de ese año comenzó el incremento de los precios del crudo en los mercados internacionales, escenario por el que no se centró la atención en la situación de Pdvsa.

“Desde 2007 en adelante es cuando el país empieza a percibir la destrucción de Pdvsa”, afirmó.

El economista señaló que con la venta del petróleo se fortalecían las reservas internacionales, lo que conllevaba a una apreciación del bolívar como signo monetario.

Sin embargo, esto hacía muy costosos los productos venezolanos para exportarlos, al tiempo que resultaba “muy barato” importar productos, lo que contribuyó a la caída del aparato productivo y es una de las razones por las que nos convertimos en una economía dependiente del petróleo.

A juicio de José Toro Hardy, la economía no se va a recuperar con el aumento de los precios del petróleo. Considera que se requieren inversiones en otros sectores como la agricultura y la banca.

“La clave es el efecto multiplicador de las inversiones”, expresó.

Foto: AVN

Escasez de gasolina

Con relación a la escasez de gasolina que enfrenta el país, destacó que pese a que Venezuela fue tradicionalmente un gran exportador de combustible, la única refinería que actualmente se encuentra operando es la de Amuay a un 10% de su capacidad, y sólo produce entre 40 y 42 mil barriles de gasolina, lo que representa mucho menos que el consumo de Caracas.

Señaló que para el resto del país se está importando gasolina, “no se sabe de dónde”.

Agregó que los tanqueros no se atreven a traer combustible a Venezuela, razón por la que “se está pagando un sobreprecio altísimo” con la venta de petróleo por debajo de los precios de los mercados internacionales.