Juan Pablo Olalquiaga, expresidente de Conindustria, afirmó que con las exoneraciones “están abaratando más al producto importado y encareciendo al producto nacional”

La exoneración de impuestos importados por el régimen aduanero a las mercancías y sectores se venció este 30 de abril de 2021; de no haber prórroga, se iniciaría el pago de aranceles bajo gravámenes hasta del 30%.

“No ha salido una gaceta que prorrogue la exoneración de tributos arancelarios. En teoría, si no hay una extensión de le exoneración de estos, se empezarían a pagar aranceles conforme con lo que está establecido el régimen aduanal vigente que establece unos gravámenes según la clasificación arancelaria”, señaló el expresidente de Conindustria, Juan Pablo Olalquiaga.

“Estos gravámenes van desde cero hasta 20%, e incluso el 30% para un universo de productos”, dijo; sin embargo, indicó que habría que esperar la publicación en gaceta, partiendo de la exoneración hasta 30 de abril.

Asimismo, explicó que la exoneración de aranceles ha sido muy mal concebida si se ve desde el punto de vista de incentivar el hecho de que haya producción nacional, porque se ha generado exoneraciones a productos terminados y se han mantenido gravámenes arancelarios para materia primas; es decir, “están abaratando más al producto importado y encareciendo al producto nacional”.

En este sentido, responsabilizó al gobierno de Maduro y lo calificó de “ineptitud y política planificada”; se escudan en que “las decisiones fueron tomadas por costos”, dijo Olalquiaga.

Además detalló que la política arancelaria es utilizada en los otros países para “que las diferencias en términos de competitividad que tienen los productos nacionales versus los importados sean compensadas.

La competitividad de los productos nacionales además de la empresa también se debe a la política fiscal del país.