El informe destaca que la situación financiera del gobierno de Nicolás Maduro “se está volviendo inmanejable”. La caída de los ingresos petroleros pone en jaque las compras en el exterior

La banca de inversión británica Barclays publicó su informe trimestral al que tituló “La primavera venezolana” (The Venezuelan spring), en el que estima una caída de las importaciones en 50% debido a la pérdida de ingresos petroleros a partir del mes de marzo.

De acuerdo con el resumen del informe, presentado por el economista y director de Ecoanalítica, Asdrúbal Oliveros, Barclays calcula que la producción petrolera perderá 700 mil barriles diarios debido a las sanciones contra la estatal petrolera Pdvsa y la crisis eléctrica que afecta al país.

Asimismo, asegura que la caída de los barriles que generan flujo de caja es de 60%, muy superior a la caída de la producción de petróleo. Igualmente considera que continuará deteriorándose el suministro de bienes y aumentarán las tensiones en las próximas semanas.

El informe destaca el colapso de los ingresos del Gobierno venezolano, así como de los servicios públicos y el suministro de bienes, gracias a que los eventos se aceleraron durante el primer trimestre de 2019, “lo que indica que el escenario de implosión está en proceso”.

“Una convergencia sin precedentes de presión interna y externa han reducido drásticamente los márgenes de maniobra del régimen, y aumenta el costo de mantener el ‘status quo’, incrementando la posibilidad de una fractura”, reseñó el economista Asdrúbal Oliveros.

“La situación financiera del régimen, que era insostenible, se está volviendo inmanejable. En el primer trimestre de 2019, sufrió una fuerte pérdida de ingresos petroleros y no puede contar con activos significativos para amortiguar el choque”, agrega.

Pese a los pronósticos, Barclays considera que la situación del país representa una oportunidad “no solo de reinstitucionalizar el país, sino también de implementar formas, que sin duda serán un reto, pero eso podría llevar al mayor ciclo de expansión de los mercados emergentes en los próximos 5 años”.

“Venezuela tiene un gran potencial que ha sido subutilizado debido a políticas erradas y un entorno empresarial hostil. Sin embargo, otros países en circunstancias similares, han sido capaces de recuperar alrededor del 87% del PIB perdido en un período de 5 años”, recalca el informe.

Agrega que Venezuela puede retomar la senda democrática, aunque destaca que las transiciones políticas son inciertas y afectan el desarrollo económico porque “a falta de reglas claras, no hay plazos firmes ni objetivos precisos”.

Sobre las recientes protestas, consideran que la población podría impulsar a la Fuerza Armada a presionar la salida del presidente Nicolás Maduro.

“La insostenibilidad de la situación podría conducirlos a tomar acciones que hasta ahora no han podido o no han querido tomar”, refiere el documento con relación a la actuación de los militares a mediano plazo.

Para Barclays, las consecuencias de la crisis venezolana en los países de la región, y la situación del crudo iraní, van a forzar a Estados Unidos a presionar todo lo que pueda para lograr una salida a la crisis este año.

Reiteran que la opción militar forma parte de un escenario extremo que puede evitarse, para lo que la oposición necesitará agotar todas las opciones disponibles. “La opción militar siempre ha sido el último recurso, y la comunidad internacional todavía favorece el uso de herramientas diplomáticas y políticas para encontrar una solución; sin embargo, si se profundiza la crisis, esta alternativa podría ganar apoyo”, concluye el informe.