El organismo estima que la inflación en el país llegue a 1 millón por ciento a finales de año

El Fondo Monetario Internacional (FMI) insistió este lunes 29 de julio en el peso de la crisis económica de Venezuela, pese al descenso de la inflación, en el recorte de las previsiones de la región.

“En la región no hemos visto una contracción de este tipo (como la de Venezuela) en la historia reciente”, indicó Alejandro Werner, director del FMI para el Hemisferio Occidental en rueda de prensa, al subrayar la contracción estimada del 35% para este año por la caída de la producción petrolera.

El funcionario considera que el país sigue experimentando un proceso hiperinflacionario aunque reconoció que la “inflación mensual ha ido bajando por las acciones recientes del banco central”.

“En 2019 esperamos que la inflación sea del 1 millón por ciento”, por debajo de los 10 millones por ciento previstos anteriormente.

Werner también considera que la migración de venezolanos al exterior ha sido “ligeramente positiva”, ya que se han visto casos en los que la absorción laboral o el apoyo a los migrantes “es un respaldo a la demanda agregada, lo que supone un impulso positivo”.

Este lunes el organismo presentó un informe detallado sobre la notable rebaja de las proyecciones de la región anunciadas la semana pasada.

Para 2019, el Fondo espera un crecimiento del PIB real del 0,6%, lo que supone la tasa más baja desde 2016; mientras que para 2020 espera un repunte a 2,3%.