El director para el hemisferio occidental de organismo aseguró que “no han cambiado las condiciones” para que el FMI le apruebe préstamos de emergencia al Gobierno de Maduro

Para el Fondo Monetario Internacional (FMI) Venezuela tiene “una década de retroceso gigantesco” y atraviesa un “desastre macroeconómico y social que nunca se había visto en la región”.

Así lo expresó en una entrevista para la Voz de América (VOA) Alejandro Werner, director para el hemisferio occidental del FMI, quien aseguró que el país representa un “factor preocupante” para el análisis económico de la región que podría empeorar por la pandemia del coronavirus.

El representante del organismo alertó sobre la posibilidad de un mayor deterioro en las condiciones económicas y sanitarias de los países receptores de venezolanos tras un nuevo repunte de la emigración venezolana.

“Pero aún en ausencia de la pandemia, el hecho de que un 25% de la población haya salido del país representa un reto importante, sobre todo en un contexto de menor crecimiento económico, menor creación de empleos”, señaló.

Con relación a la negación del préstamo de 5.000 millones de dólares solicitado en marzo por el Gobierno de Nicolás Maduro, aseguró que “no han cambiado las condiciones” para que el FMI le apruebe préstamos de emergencia.

Situación de la región

El pasado mes de abril, el FMI pronosticó para América Latina una contracción de 5,2%, sin embargo Werner aseguró que las proyecciones negativas podrían variar como consecuencia de la pandemia y consideró probable que el pronóstico podría empeorar y alcanzar un 8% en lo que sería un “escenario de riesgo”.

“Es probable que nuestro escenario se quede un poco corto”, dijo.

Asimismo, agregó que la economía global podría duplicar el pronóstico inicial de -3%.