La compañía con sede en Texas facturó 132.716 millones de dólares, 6,36% menos que los 141.712 millones de dólares en ventas que obtuvo entre enero y junio del año pasado

ExxonMobil, la mayor petrolera de Estados Unidos, ganó en el primer semestre 5.480 millones de dólares, 36% menos que en el mismo periodo de 2018, debido a una caída de los ingresos de su rama de refinados y de productos químicos, a pesar de una mejorada producción de oro negro.

La compañía con sede en Irving (Texas) facturó 132.716 millones de dólares, un 6,36% menos que los 141.712 millones de dólares en ventas que obtuvo entre enero y junio del año pasado.

Por lo que respecta al segundo trimestre, al que más atención prestaban los mercados este viernes, los beneficios netos se redujeron 21% hasta los 3.130 millones de dólares, comparado con los 3.950 millones en el mismo tramo del ejercicio previo.

Foto: EFE/Archivo.

La facturación fue de 69.091 millones, 6% menor interanual que los 73.501 millones que ingresó en el segundo trimestre de 2018.

No obstante, los resultados fueron mejores de lo esperado por los analistas, que habían rebajado sus expectativas debido a unos datos de la petrolera presentados el mes pasado más endebles de lo que anticipaban.

La producción de petróleo de Exxon Mobil aumentó 7 %, con 3,9 millones de barriles de crudo diarios, y el volumen de gas natural se incrementó 5%.