Sin crecimiento económico no habrá mejora en los indicadores sociales, subrayó la Red por la defensa al Trabajo, la Propiedad y la Constitución.

“El creciente desarrollo social de los países donde se alcanzan mayores niveles de calidad de vida está sustentado en su crecimiento económico, ya que las empresas producen en cantidades cada vez mayores, lo cual permite que sus trabajadores obtengan buenos salarios que les facilitan cubrir sus necesidades básicas, adquirir una vivienda, un automóvil”, indica Vicente Brito, presidente del organismo.

Esto se observa “en cualquier país del mundo donde las empresas privadas son estimuladas por el Estado, como la solución social al ser la fuente generadora de puestos de trabajo y a la vez ser grandes contribuyentes”.

Brito destaca “el rol de la propiedad privada como elemento fundamental para alcanzar estos elevados niveles de calidad de vida, lo cual se convierte en factor fundamental para el crecimiento de las empresas”.

En Venezuela hay “una preocupante desmejora social, al observarse un decrecimiento en todos los sectores económicos con sus consecuencias en la pérdida de empleo y la imposibilidad de sostener salarios bien remunerados, que permitan proteger el ingreso de los trabajadores de la inflación que lo diluye. La pérdida del poder adquisitivo tiene sus consecuencias en la capacidad de consumo, observándose que en los últimos cinco años este se redujo a un 35% como promedio nacional”.