La norma no genera confianza y, por el contrario, podría echar por tierra lo poco que se ha logrado con la economía, enfatizó Luigi Pisella

Luigi Pisella, presidente de Conindustria, planteó derogar la reforma de la ley del impuesto a las grandes transacciones financieras, ya que la norma podría echar por tierra lo logrado en materia económica, generará inflación y aumentará la informalidad.

Pisella destacó que es complicada la recaudación.

Además, venimos de una voracidad fiscal inmensa, subrayó. Con tantos impuestos se empuja a la informalidad, alertó.

El miércoles de la semana pasada Conindustria presentó un escrito sobre esta ley, pero no fue posible una reunión, aclaró.

Hay una recaudación que no está llegando al Fisco, pero se pueden aplicar otras medidas, propuso Pisella. Necesitamos más incentivos para alentar la actividad económica.

Este no es buen momento para un impuesto draconiano que afectará la recuperación de la economía, subrayó el economista José Manuel Puente. Estamos pechando las operaciones en dólares en un país donde se ha oficializado de facto. Es descabellado que un gobierno implemente ese impuesto, insistió.

Puente apuntó que este impuesto es regresivo y pecha a todo el que consume. Los países funcionan con el ISLR y el IVA, y si queremos ser “revolucionarios” hay que darle mayor peso al ISLR. Hay que hacer cosas previas para ir a una reforma tributaria, planteó.

Lo sensato sería derogar y replantearlo, coincidieron ambos voceros.

Ambos participaron en un debate en Unión Radio este lunes.