Petróleo, FMI y libre mercado propone para Venezuela Wilbur Ross, secretario de Comercio del Gobierno de Donald Trump, en un escenario donde Nicolás Maduro no estaría en Miraflores. ¿Se darán estas proyecciones? Eso todavía está por verse

El caso venezolano sigue entre las prioridades de la Casa Blanca y la decisión de bloquear los bienes del Gobierno venezolano en su territorio es una demostración fehaciente de la relevancia del tema.

Más allá de que haya sido visto como una maniobra de distracción de la opinión pública estadounidense, después de la serie de tiroteos en los que se vincula directamente al discurso supremacista y racista del presidente estadounidense, el caso venezolano tiene un gran peso en la política exterior de Donald Trump.

No solo se plantean la presión de corto y mediano plazo para tratar de forzar una salida anticipada de la actual administración que está instalada en el Palacio de Miraflores, sino que ya hacen planes y dibujan los escenarios de una Venezuela sin Maduro.

Las propuestas apuntan a una serie de reformas estructurales que le abran espacios al sector privado, aumentar la producción de petróleo y así los ingresos en divisas y una línea de crédito de largo plazo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para apalancar las variable macroecónómicas.

En privado

En el reciente encuentro en Lima, denominado Conferencia Internacional por la Democracia en Venezuela, en donde participaron los países que cuestionan la legitimidad de Maduro, estuvo Wilbur Ross, secretario de Comercio del Gobierno de Trump, quien en una reunión a puertas cerradas llevó las sugerencias del gobierno estadounidense para Venezuela en materia económica.

AME4361. LIMA (PERÚ), 06/08/2019.- El secretario de Comercio de los Estados Unidos, Wilbur Ross, participan en la Conferencia Internacional por la Democracia en Venezuela este martes, en Lima (perú). El objetivo directo del bloqueo impuesto a los bienes del Gobierno de Venezuela en EE.UU. son Maduro y las “instituciones ilegítimas dirigidas por él” así como todos aquellos que permitan su dictadura o “menoscaben al democráticamente electo presidente interino Juan Guaidó”, dijo el asesor de Seguridad Nacional y uno de los principales estrategas de Washington sobre Venezuela, John Bolton . EFE/ Paolo Aguilar

La agencia de noticias EFE divulgó que según Ross, la salida de Venezuela requiere que la “inversión privada se cimente por la confianza en el crecimiento económico, basado en reformas económicas, el imperio de la Ley, la transparencia, la cooperación global y la integración regional”.

En su exposición no dijo nada que otros economistas criollos y foráneos no hayan dicho respecto al tema energético como palanca fundamental del replantemiento de la economía local.

Esto ha sido un argumento de uso común en el gobierno y la oposición.

El oficialismo ha sostenido su gestión sobre la base de la renta petrolera y cuando esta ha bajado se ha visto en problemas. La caída de la producción de crudo ha complicado las acciones de la administración Maduro porque reduce la disponibilidad de caja para afrontar la coyuntura. La merma es tan significativa que ni siquiera los repuntes coyunturales de los precios ayudan.

Por su parte, los opositores que trabajan en el denominado “Plan País” han dicho en reiteradas ocasiones que la recuperación de la industria petrolera es vital para enfrentar en el corto y el mediano plazo.

Es tan medular el tema petrolero que en consenso quienes elaboraron el Plan País de la oposición colocaron como punto de honor mantener a Pdvsa en manos del Estado, sin negar la participación de la empresa privada nacional y transnacional en el negocio petrolero.

Eso está ahí

“Los mismos recursos naturales que una vez ayudaron a hacer grande Venezuela aún siguen allí. Solo necesitan ser rehabilitados tras años de mala gestión”, indicó Ross en la reunión de Lima.

Foto: EFE.

Los puntos a trabajar son el sector energético, la estabilización macroeconómica y financiera, la normalización agrícola y la rehabilitación del sector privado. Todos tendrían “objetivos a corto, medio y largo plazo, que requerirán ayuda inicial para arrancar la maquinaria”, para lo que dijo que la administración Trump está ganada y dispuesta a “movilizar recursos y expertos”, eso sí, “toda vez que Maduro y sus colegas se marchen”.

“El corto plazo incluye ayuda humanitaria inmediata, uno o dos meses después de Maduro. El plazo medio será trabajar para revertir el impacto del socialismo, entre los tres y doce meses posteriores, y los esfuerzos a largo plazo serán recuperar el crecimiento económico sostenible”, sostuvo en la intervención a puertas cerradas.

Para el alto funcionario de Trump es vital tener una nueva Ley de Hidrocarburos y avanzar en reformas que favorezcan el mercado y “la participación de firmas privadas”.

Entre las prioridades también se anotan la imperiosa necesidad de resolver el tema de la generación y distribución eléctrica y desregular la participación de las empresas de energía.

La macroeconomía

En el aspecto macroeconómico todo pasa por la suspensión de la sanciones con lo que de inmediato se promovería el crédito y se desbloquearía el acceso a los mercados.

Ross indica que enviarían consejeros técnicos y darían su apoyo para que instituciones financieras internacionales confíen “en las nuevas políticas económicas”.

En la lista de acciones que propone está: renovar el BCV, crear un nuevo esquema tributario y trabajar el sector bancario, “en el contexto de un acuerdo a largo plazo con el FMI y en la necesidad de la estabilidad económica y elecciones libres”.

Foto: AFP/Archivo

Asimismo prevén un política de shock para el sector agrícola que recibirá “importaciones de semillas, fertilizantes, equipamiento y consejería técnica”.

Al suspenderse las sanciones, Ross señaló que se impulsará la cooperación agrícola entre las dos naciones y se eliminarían las restricciones comerciales “para las empresas estadounidenses”, lo que abriría los contactos comerciales con Venezuela y el apoyo a reformas en favor del mercado y los negocios.

No podía faltar en este menú de sugerencias la estrategia privatizadora como herramienta para atraer la inversión extranjera y “detener la corrupción”.

He aquí un manojo de sugerencias para una eventual etapa post maduro a la que está apostando la Casa Blanca.