De aprobarse la ley se reduciría a 200 dólares el pago que se otorga a los desempleados por la pandemia y se extendería hasta que los estados puedan cancelar el 70% de los ingresos percibidos antes de que perdieran sus empleos

La ayuda que aprobó el gobierno de Estados Unidos, para los desempleados, desde el comienzo de la crisis por la pandemia podría reducirse a 200 dólares por semana, de los 600 que reciben desde abril, y el proyecto de ley podría presentarse este lunes, según varios medios. 

“Los republicanos del Senado quieren reducir el pago de 600 a 200 dólares hasta que los estados puedan implementar un nuevo esquema que pagaría a los trabajadores el 70% de los ingresos que recibían antes de perder sus empleos”, sostiene el Washington Post. 

Los 50 estados estadounidenses “deben incorporar gradualmente la nueva fórmula antes de dos meses (…), aunque no está claro cuán engorroso podría resultar ese proceso”, señala el diario. 

La medida forma parte del proyecto de ley acordado entre la Casa Blanca y los senadores republicanos después de una semana de discusiones, y que podría presentarse en el transcurso de este lunes, según varios medios. 

Este nuevo plan de ayuda ante la crisis, que totaliza alrededor de un billón de dólares, según los medios, podría incluir un nuevo cheque para hogares, préstamos adicionales para las pequeñas y medianas empresas más afectadas, y fondos para permitir la reapertura de las escuelas. 

La aprobación del plan generará desencuentros en el Senado entre los republicanos y los demócratas, que quieren alargar la ayuda de 600 dólares semanales al menos hasta enero de 2021. 

El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, insistió en Fox el domingo en que el monto debería ser inferior. 

“Simplemente no sería justo usar el dinero de los contribuyentes para pagarles más por quedarse en casa que si trabajaran o encontraran un empleo”, dijo. 

El tiempo apremia cuando restan solo 100 días para las elecciones presidenciales. 

Interrogado sobre una posible nueva baja de impuestos o una reducción de cotizaciones sociales deseadas por el presidente republicano, Mnuchin respondió: “Los pagos directos son una forma mucho más rápida de darles a todos una reducción de impuestos, y eso es mucho más rápido que reducir las cargas sociales”.

La ayuda del gobierno federal se suma a los subsidios de desempleo pagados por los estados con montos y duraciones variables, que pueden ir desde 235 dólares por semana en Mississippi hasta 823 dólares en Massachusetts, y de tres meses en Georgia o Nevada a seis meses en Maryland.