El cobro de las vacunas rusas es una realidad que golpea a los más vulnerables y el precio puede alcanzar hasta $300 para ser inmunizados

Las primeras dosis contra la COVID-19 que llegaron a Venezuela fueron destinadas para el sector salud y funcionarios del gobierno de Nicolás Maduro, por ello las denuncias sobre el mercado negro de las vacunas en el país siguen generando controversia en donde existe un alto porcentaje de población vulnerable.

En Caracas, los números de denuncias sobre el mercado negro de las vacunas rusas en Venezuela, han incrementado tras las realizadas por el Arzobispo de la ciudad de Mérida, cardenal Baltasar Porras.

El cardenal Baltazar Porras ahora es miembro de la Academia Venezolana de  la Lengua

El cobro de las vacunas rusas es real y el precio puede alcanzar hasta $300 para ser inmunizados con la Sputnik V, expresó un grupo de ciudadanos del Hospital Vargas de Caracas, quienes presuntamente habría pagado esta cantidad para poder vacunarse, según investigaciones del portal Alberto News.

“Los que tienen que estar en el centro de vacunación son los más débiles y vulnerables como médicos y enfermeros; pero no hay claridad en esto”, dijo Porras durante una entrevista para TVV Noticias.

“Hay gente que se ha vacunado pagando un tanto, en un sitio privado o no sé de qué forma. Esto requiere una revisión global”, dijo Porras al periodista Nelson Bocaranda

El portal informativo Alberto News también tuvo acceso a las tarjetas de vacunación que se estarían dando a estas personas luego de ser vacunadas; sin pertenecer a un grupo de alto riesgo o ser parte del personal de salud venezolano.

Venezuela usará la vacuna rusa Sputnik V contra el covid - Venezuela -  Internacional - ELTIEMPO.COM

Por su parte, médicos y enfermeras en espera de ser vacunados denunciaron que en el lugar donde se suponía era única y exclusivamente para personal de salud; también habían personas ajenas a la institución y tampoco pertenecían al sector salud a la espera de colocarse la vacuna.

Además, un operativo de vacunación con las Sputnik V rusas, había sido suspendido en el centro asistencial de la capital; por parte de funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB).