El sector de papelería en Venezuela “está muy mal, no es prioritario” para las autoridades ni para la población, afirmó Douglas Díaz, directivo de Avepa. Solicitó también medidas como extensión de horarios, apertura total y créditos para el sector, tanto para fabricantes como para distribuidores, por unos 200 millones de dólares.

Díaz indicó que solamente cuando se estableció el 7X7 “pudimos abrir las puertas”; es decir, casi cinco meses después. Solo han podido trabajar cuatro semanas en lo que va de año, criticó.

Los costos de los locales, las tarifas de los servicios han subido, en un escenario en el cual el libro físico va quedando atrás.

Estamos tratando de precisar cuántos locales han cerrado, al menos 40% ni siquiera puede honrar las cuotas con la cámara, señaló en entrevista con Unión Radio.

La digitalización vino para quedarse, pero hay cosas que no se pueden digitalizar, acotó. Debemos buscar formas seguras de volver a clases presenciales, insistió.