El organismo redujo su perspectiva de crecimiento para América Latina y el Caribe a 1,1%, desde 1,4% en que la situó el organismo en marzo de este año

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) recordó este miércoles el reto que implica la migración venezolana para los países de la región.

La migración venezolana “significa un desafío importante para los países que están acogiendo esta inmigración en el corto plazo porque significa un aumento en el gasto fiscal”, dijo el economista jefe, Eric Parrado, durante la 60ª Asamblea Anual de Gobernadores del organismo que se celebró en Ecuador.

El organismo redujo este miércoles su previsión de crecimiento para América Latina y el Caribe a 1,1%, desde el 1,4% en que la situó el organismo en marzo de este año.

“En marzo teníamos una taza de crecimiento para la región de 1,4% y hoy (miércoles) día estamos hablando de una proyección para el 2019 de 1,1%”, dijo Parrada.

Según Parrada, la reducción de la expectativa se debe a un menor crecimiento en países como Argentina, Brasil y México. Asimismo, indicó que las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China podrían afectar la economía de la región.

Un “crecimiento menor tanto en Estados Unidos como en China podría tener un impacto significativo de reducción de crecimiento” en la región, dijo el economista jefe del BID.

A este panorama agregó los riesgos de shocks externos, entre ellos las consecuencias de la migración de venezolanos a los países de la región, especialmente los países limítrofes a Venezuela.