Según previsiones del FMI, existe la posibilidad de que “la positiva confianza de los inversores se deteriore súbitamente y lleve a un ajuste fuerte de las condiciones financieras”

La elevada deuda de las empresas podría amplificar los efectos de un “abrupto” ajuste de las condiciones financieras, con los consiguientes efectos sobre el crecimiento, advirtió este miércoles el Fondo Monetario Internacional (FMI).

“Aunque los balances corporativos son los suficientemente fuertes como para sostener una ralentización económica moderada o un gradual ajuste financiero, una desaceleración significativa en el crecimiento de los beneficios o una abrupta contracción financiera podría llevar a un notable deterioro de la calidad del crédito”, dijo el FMI en su informe de “Estabilidad Financiera Global”.

En rueda de prensa, Tobias Adrian, el director del Departamento de Asuntos Monetarios del organismo, remarcó que “existen crecientes señales de que este ciclo de crédito está madurando y los riesgos de un frenazo económico están aumentando”.

Como consecuencia, existe la posibilidad de que “la positiva confianza de los inversores se deteriore súbitamente y lleve a un ajuste fuerte de las condiciones financieras”.

En concreto, señaló que se ven señales de riesgo en cerca de 70 % de las empresas presentes en las mayores economías del mundo.

Este incremento en la vulnerabilidad financiera se produce en un momento en el que los bancos centrales, liderados por la Reserva Federal de EE.UU. (Fed), han tocado el botón de pausa en su proceso de normalización de la política monetaria.

Por ello, la institución liderada por Christine Lagarde instó a mantenerse apegados a los indicadores para “evitar que los mercados reaccionen de manera excesiva y una mayor desaceleración económica”.