El economista señala la necesidad de generar confianza para atraer inversiones y plantear un un programa que restablezca los equilibrios macroeconómicos

El profesor Antonio Paiva busca ser certero cuando le solicitamos su apreciación sobre la más reciente decisión del Banco Central de Venezuela de entrar nuevamente en un proceso de reconversión monetaria.

El economista apunta su criterio hacia los fundamentos de la ciencia económica como restaurar el equilibrio fiscal, atraer inversiones y el diseño de una estrategia para la “restablecer los equilibrios macroeconómicos”.

Hace hincapié en que la atracción de capitales debe tomar en cuenta de manera importa el sector petrolero.

En nuestra búsqueda de las lecturas que se hace desde la academia le enviámos un corto cuestionario al analista para tener su primera lectura acerca de la decisión de ir hacia una nueva reconversión monetaria que corre el peligro de ser atropellada por el fenómeno hiperinflacionario que sufre el país hace ya más de 40 meses.

-¿Cuál es el beneficio que trae la toma de esta decisión?

-Se simplificarán los pagos de los bienes y servicios que actualmente, todavía, se pagan en efectivo. El transporte público especialmente. Es una tortura para los usuarios: ir al cajero/banco-sacar efectivo-pagar al transportista y volver al día siguiente a la misma rutina. También hacen más sencillas las operaciones digitales que por los ceros bloquean los puntos de venta. También se simplificarán los registros contables.

– ¿Llega tarde?

-Como todas las decisiones del régimen: tardías, inconexas, confusas, incompletas e incoherentes.

-¿Cuáles son las medidas que deben tomarse para que la hiperinflación no se lleve por delante nuevamente esta decisión?

– Reestablecer la confianza para atraer inversiones, sobre todo petroleras, suspender los controles de precios y salarios, restaurar el equilibrio fiscal, reducir el gasto público. En fin, un programa para reestablecer los equilibrios Macroeconómicos. Estas medidas sólo pueden aplicarse bajo otro régimen político.