Es una señal positiva que se anuncie que no se pagará el nuevo ajuste salarial con la impresión de dinero, apuntó este martes la economista Tamara Herrera. No sabemos si podrá ser cubierto con el ingreso petrolero, pero sí sabemos que el gasto total del sector público pasará de 2,3 millones de bolívares a más de 4 millones de bolívares, detalló.

Esto es la duplicación del gasto, enfatizó la analista.

Además la entrada en vigencia del impuesto a las grandes transacciones financieras generará recursos, pero no cubrirá ese aumento de 80% en el gasto público, razonó. Esto implica que una parte se cubrirá con impresión de dinero, y también, con impuestos.

El mundo está tratando de sancionar la decisión de Rusia de invadir Ucrania sin afectarse, recordó. Rusia está buscando mercado desesperado para su petróleo, y está vendiendo en mercados asiáticos su petróleo, que es de mejor calidad que el venezolano. Se convierte así Rusia en un competidor para el petróleo venezolano, apuntó.

También podemos sufrir las dificultades por mecanismos de pagos, porque se ve afectada esta estructura no occidental a la que acudió el Estado venezolano. Hay que sumar el trastorno inflacionario mundial, alimentos más caros y escasez de algunos productos, agregó.