Es más fácil exportar ganado que trasladarlo de un estado a otro dentro de Venezuela, afirmó este miércoles el presidente de Fedenaga, Armando Chacín.

Es muy engorroso producir alimentos, llevar combustible de un lado a otro puede acarrear cárcel para el ganadero, criticó.

Todavía hay alcabalas no autorizadas, puntos de control que han proliferado, reprochó Chacín en entrevista con Unión Radio. A veces una persona que lleva 10 quesos puede dejar tres o cuatro en el camino, lamentó.

Explicó que siguen los problemas de escasez de combustible. No entendemos cómo en el mercado negro se consigue diésel, mientras los ganaderos no tienen combustible. El diésel en el mercado negro cuesta 1 dólar, o más.

Factores como la matraca y el combustible inciden en el aumento de precios de los alimentos, afirmó el dirigente gremial.

También hay que sumar las denuncias de robo de ganado, unos 700 mil cabezas de ganado. Se va 7% a 8% del rebaño nacional por esta vía.

Solicitó que se apruebe la ley de protección al sector ganadero, que los delitos sean juzgados de verdad.

El rebaño nacional es de 10 a 11 millones de cabezas.

Chacín expresó que, para evitar el contrabando de extracción, hay que sincerar precios, pero admitió que la gente no tiene cómo pagar lo que cuesta un precio de carne.

Un kilo de carne debería costar unos siete dólares, estimó, pero ratificó que sabe que el consumidor no lo puede adquirir.