La principal amenaza para la producción agrícola nacional, en el año 2020, fue la escasez de combustible en el momento de la preparación de tierras, lo que redujo la superficie sembrada, alertó la Sociedad Venezolana de Ingenieros Agrónomos.

En maíz se dejó de sembrar 30% debido a la falta de combustible, calculó el profesor Manuel Zerpa, integrante de la directiva de la sociedad.

También se vio afectado el rendimiento por hectárea, acotó. En Venezuela producimos 2.400 kilos por hectárea, mientras en otros países es de 7.500 kilos por hectárea. Esto ocurre por falta de insumos, acotó.

Estamos produciendo menos alimentos, advirtió Zerpa en entrevista con Unión Radio.

Si la oferta de combustible entre abril y junio es igual a la de otros años la producción de alimentos podría aumentar en 15%.