Sin dejar dudas en la competencia, el austriaco se proclamó monarca dejando en el camino a figuras importantes del tenis mundial

Implacable, el austriaco Dominic Thiem (N.5 mundial) ganó este domingo el Torneo ATP 500 de Barcelona, derrotando en la final al ruso Daniil Medvedev (N.14) en dos sets (6-4 y 6-0), sucediendo en el palmarés a Rafael Nadal, al que derrotó el sábado.

En la pista central, que lleva el nombre de la leyenda española, Thiem arrancó lentamente, con un 2-0 en contra en el primer set.

Pero el austriaco de 25 años empezó a dominar los intercambios, concluyendo el primer set en 51 minutos con una derecha poderosa.

A continuación selló su superioridad con un set en blanco, en 22 minutos, finalizando con una volea en su primera bola de partido.

Fue el segundo trofeo del año para Thiem, tras lograr a mediados de marzo Indian Wells.

Con información de AFP