El Ejecutivo de la IJF decidirá cuándo se cumplen las condiciones para levantar la suspensión

La Federación Internacional de Judo (IJF) ha suspendido de toda actividad deportiva e institucional a la Federación Iraní por haber obligado al judoca Saeid Mollaei a retirarse de los campeonatos del mundo disputados en Tokio en agosto, para impedir que se enfrentase con el israelí Sagi Muki.

Un testigo corroboró la versión ofrecida por el deportista, según la cual recibió una llamada del viceministro de Deportes de Irán y otra del presidente de su comité olímpico en las que le pidieron que no compitiese, ante la posibilidad de que tuviera que cruzarse con Muki.

La IJF estima que esta postura viola los estatutos del organismo, que la federación iraní se había comprometido a respetar, y que incluyen el respeto a la universalidad y la neutralidad política. La situación, además, puede considerarse una manipulación de resultados.